Restaurarán con agua depurada el delta del Guadalhorce

  • Se aportarán 650 millones de litros de agua en tres años a cuatro humedales y se promoverá la aparición de aves y anfibios

El paraje natural de la desembocadura del río Guadalhorce, una extensión de 67 hectáreas, recibirá un impulso en materia medio ambiental que permitirá crear un refugio para diversas especies, varias de ellas en peligro de extinción; la recuperación del hábitat para las aves y las especies vegetales autóctonas; el asentamiento de varias especies de anfibios que actualmente no están presentes en esta zona de Málaga; o la creación de un área de recreo y educación ambiental. Ese es el objetivo que se marca en tres años un proyecto impulsado por Coca Cola junto al Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga (Cehiuma), la Empresa Municipal de Aguas, la Junta de Andalucía, el Instituto Geológico y Minero de España y la organización SEO Birdlife que fue presentado ayer y que contará con una inversión de unos 300.000 euros, siendo la mayoría aportados por la multinacional de refrescos dentro de su política de responsabilidad social corporativa.

La iniciativa es la siguiente. Desde la planta depuradora de aguas residuales del Guadalhorce se ha construido una tubería de un kilómetro que llega hasta la desembocadura del río. Por ese tubo, que ya ha sido realizado y que dispone de un filtro ultravioleta para eliminar el exceso de bacterias, irá agua residual depurada con la que se restaurarán cuatro humedales que suelen estar secos la mayor parte del año. Estas nuevas lagunas serán someras, es decir, tendrán menos de un metro de profundidad, y se prevé aportar unos 650 millones de litros en tres años.

Bartolomé Andreo, director del Cehiuma, explicó ayer que el movimiento del agua en la laguna y la vegetación de los humedales actúa como sistema de depuración natural, permitiendo la aparición de juncos, cañizos, churreros, eneas o tarajes, así como de macrofitos acuáticos o lentejas de agua que generan el alimento suficiente para que aumente la diversidad de aves y anfibios en la zona. La clave es que estos humedales serán de agua dulce, frenando la salinidad del mar, y facilitando la llegada de aves como el chorlitejo patinegro, la cigüeñela o la avoiceta, entre otras, con el correspondiente interés medio ambiental y turístico que genera. La restauración de humedales someros con agua dulce supondrá además que se elimine la planta invasora Galenia Pubescens, que está perjudicando a aves y otros vegetales.

Andreo destacó que el proyecto, considerado de investigación, se desarrollará en tres fases. La primera, que prácticamente ya ha concluido, ha supuesto la construcción de la tubería y un llenado inicial de 50.000 metros cúbicos en una laguna a modo de prueba, para lo que previamente se ha desbrozado el terreno. En los dos próximos años se llenarán los otros humedales someros, se analizarán los resultados obtenidos y habrá actuaciones de concienciación y educación ambiental durante los fines de semana a cargo de SEO Birdlife. Cabe recordar que este paraje ya recibe 27.000 visitas al año para observar la fauna y la vegetación, siendo el turismo de naturaleza uno de los nuevos nichos por explotar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios