Retiran la basura de un hombre con Diógenes

  • El Ayuntamiento activa el protocolo y limpia la casa de un hombre de Capuchinos con problemas de salud mental

Decenas de muebles viejos y unas 30 bolsas de basura. El Ayuntamiento de Málaga activó ayer el protocolo de Diógenes para retirar los residuos acumulados por un hombre con problemas de salud mental en su casa del barrio de Capuchinos.

En esta ocasión fue la Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental (Faisem), a la que pertenece el vecino afectado por este trastorno, la que dio aviso a los servicios sociales del Ayuntamiento que pudieron activar el protocolo de inmediato porque el vecino dio su consentimiento y no hubo que esperar una autorización judicial, como viene siendo habitual en estos casos. El protocolo activado implica no sólo a los servicios sociales, sino a la Policía Local, la vigilancia sanitaria y los Bomberos.

La empresa municipal de Limpieza Limasa contrata los servicios de una empresa privada, en esta ocasión Limpiezas Castor, para acometer la recogida de residuos de las viviendas. Los trabajadores de esta compañía sacaron ayer varios kilos de objetos apilados por este hombre de 55 años.

Los vecinos consultados explicaron que no conocían la situación en la que se encontraba, ya que no acumulaba basura orgánica, por lo que la vivienda no desprendía malos olores.

Los operarios de limpieza comentaron que el hombre no sólo no opuso resistencia a que entraran en su casa, sino que colaboró con ellos. "No hemos encontrado excrementos ni parásitos, como viene siendo habitual en estos casos", dijeron.

Las tareas de limpieza arrancaron a las 11.00 horas y terminaron una hora y media después.

El Área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Málaga es la que controla e interviene en los casos de Diógenes que se producen en la ciudad. Actualmente, unos 20 casos, según confirmaron fuentes de Bienestar Social.

El síndrome de Diógenes afecta a personas mayores y que viven solas. El trastorno les lleva a estar obsesionadas con una penuria económica que en realidad en muchos casos no sufren, pero que les hace recopilar todo tipo de objetos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios