Ricard Pié apuesta por una ciudad que fomente las relaciones personales

Conseguir que las ciudades sean punto de encuentro. He aquí el reto de los urbanistas. Es algo que ha intentado explicar el arquitecto y urbanista Ricard Pié, protagonista de la penúltima jornada del curso Ciudad: Crisis y Expectativas con la ponencia La crisis como nuevo estatus de la ciudad. Con sus palabras ha plasmado el punto de vista del planificador, de la persona que intenta articular "un proyecto de ciudad y un pacto entre los ciudadanos y la administración para su futuro". De este modo, el que fuera director de la Escuela de Arquitectura de la UMA explica que "el urbanismo y la ciudad hay que afrontarla de forma transversal, es decir, entre todos, o no habrá lugar para cada uno. Diferentes perfiles hacen aportaciones que sólo tendrán sentido si están acompasadas a las reflexiones de los demás compañeros y en la situación actual hay dificultades que es necesario resolver para afrontar un mañana de forma positiva".

Hasta hoy en España, según Pié, se ha tenido una característica singular y es que "la tradición urbanística ha estado dirigida por ingenieros de caminos y arquitectos". En la actualidad hay que contar con otras especialidades como ecólogos, geógrafos, economistas o abogados.

En su opinión, "el nuevo modelo de ciudad debe ser más durable, sostenible y capaz de sobrevivir en el tiempo. Una ciudad más densa y compacta, que fomente el roce entre las personas y que fomente las relaciones personales"

El sucesor de Pié en la dirección de la escuela de Arquitectura de la UMA, José Ramón Moreno, y los arquitectos y urbanistas Salvador Moreno Peralta y el redactor del Plan de Ordenación Territorial de la Costa del Sol, José Seguí, participaron en la mesa redonda del día, donde debatieron sobre el urbanismo en las metaciudades, en las conturbaciones como la Costa del Sol, donde las localidades están prácticamente unidas entre sí por la N340.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios