La Romería a la Victoria, una calurosa bienvenida a la Feria

  • El calor no mermó un cortejo de lo más emotivo, desde las puertas del Ayuntamiento hasta la Basílica de la Virgen de la Victoria

La mayor fiesta de la ciudad de Málaga comenzó ayer con el abanderado y la Romería a la Victoria, una apertura de la feria de lo más emotiva para los peregrinos que vienen desde distintos puntos de la provincia para dar la bienvenida a una semana de celebraciones.

La apertura de la Feria de Málaga comenzó aproximadamente a las 11:30 en las puertas del Ayuntamiento después de que llegaran los jinetes, se efectuara el enganche a los caballos y llegasen los peregrinos vestidos con sus mejor vestimenta para una semana de lo más flamenca y malagueña. La música y el baile recibieron a todos los asistentes del cortejo en el Paseo del Parque donde el grupo folclórico de la Asociación Marisol Egea encandiló a los presentes con malagueñas y verdiales, las danzas con la mayor esencia de la ciudad. Acto seguido, comenzó la marcha por el Paseo del Parque y Plaza de la Marina para hacer la primera parada delante de la estatua de Marqués de Larios, donde Francisco Javier Coco Jurado alzó la bandera verde y morada donde se cantó con orgullo el himno de Andalucía y de España, al grito de "viva Málaga" y "viva la feria".

Los verdiales y las malagueñas sonaron por las calles de Málaga durante la ruta

La ruta hacia el Santuario de la Victoria continuó por Alameda Principal, pasando por Puerta del Mar, Atarazanas, Plaza de la Arriola, pasillo de Santa Isabel, Carretería, Álamos, Plaza de la Merced, Plaza de María Guerrero, calle Victoria, y finalmente, la Basílica de la Virgen de la Victoria donde esperaba una misa.

El camino duró más de una hora y el sol fue un acompañante más que no impidió a los peregrinos, jinetes y carruajes pasear por las calles de Málaga con una sonrisa y con la ilusión de todos los años para la ofrenda floral.

El cortejo fue bastante ameno, gracias a la música que condujo la marcha. Marisol Egea, directora de la Asociación de folclore que lleva su nombre, está encantada de volver un año más a la feria de Málaga. "Cada año venimos con muchísima ilusión, el camino lo hacemos todos los años y no ha sido nada duro", dijo orgullosa Egea. "Desde el primer año que nos lo propusieron no hemos faltado ni uno y lo acompañaremos hasta el final", agregó. Los jinetes y los carruajes también tuvieron su protagonismo. Uno de ellos, José Manuel García, representa, junto a sus compañeros, a los bandoleros de la Serranía de Ronda. "Es la primera vez que venimos y es un orgullo acompañar a los malagueños en sus fiestas", dijo el jinete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios