Ruiz Espejo logra un 78% de respaldo para relanzar al PSOE

  • Las elecciones municipales del 2019 serán el reto para la nueva comisión ejecutiva, con fuerte presencia de mujeres y una testimonial participación de los críticos

La vicesecretaria Fuensanta Lima, el secretario general José Luis Ruiz Espejo y el presidente del partido, José Bernal, al acabar el congreso. La vicesecretaria Fuensanta Lima, el secretario general José Luis Ruiz Espejo y el presidente del partido, José Bernal, al acabar el congreso.

La vicesecretaria Fuensanta Lima, el secretario general José Luis Ruiz Espejo y el presidente del partido, José Bernal, al acabar el congreso. / Marilú Báez

Los socialistas malagueños tienen claro cuál será el objetivo político de los próximos meses, arrebatar al PP el predominio electoral de los últimos años y recuperar poder en las municipales del 2019. "Desde hoy [por ayer] mismo esta ejecutiva está enfocada a ganar las elecciones", fueron las primeras palabras de José Luis Ruiz Espejo, tras ser proclamado secretario general del PSOE, con el respaldo de un 78% de los delegados en el congreso provincial celebrado ayer en Torremolinos. En esa ejecutiva, las mujeres y los alcaldes salen reforzados.

Ruiz Espejo, el primer secretario general elegido de forma directa por la militancia, reconoció que el objetivo no será fácil. "Tenemos una dura tarea por delante", dijo ante los delegados, pero añadió que si todos "arrimamos el hombro" los socialistas conseguirán convertirse en la "herramienta para el cambio social, y ese momento ha llegado". La nueva etapa socialista se sustentará en visualizar al PSOE como el partido defensor de la igualdad y de la memoria histórica. Y los alcaldes y concejales aglutinan mayor poder en esta etapa.

Lo que no ha logrado el nuevo secretario general es unir al partido. De los 53 miembros de la comisión ejecutiva, sólo uno, la alcaldesa de Ardales, María del Mar González Vera, forma parte del sector crítico, que en las primarias sumó un 32% de los votos de la militancia. Ayer durante toda la mañana, los sanchistas integrados en este sector intentaron negociar una cuota en el órgano de mayor poder interno, pero no lo lograron. Sí se mostraron satisfechos por su entrada en el comité provincial y en el comité director, también elegidos ayer. Ambos órganos serán los únicos de Andalucía que cuenten con representantes afines a Pedro Sánchez. En este sector se advirtió anoche cierto alivio tras comprobar que su tercio de apoyos logrado en mayo y en las primarias del 1 de octubre, se mantiene.

José Luis Ruiz Espejo tendrá una ejecutiva a su medida, con fuerte protagonismo de las mujeres, que serán la mitad de la nueva dirección, y además en puestos de gestión, con nuevas áreas como la secretaría de Lucha contra la Violencia de Género o la de la Memoria Histórica, ambas centrales en el nuevo proyecto político socialista.

Al frente de esa dirección de seis componentes más que la saliente, sólo repiten diez miembros y la presencia de dirigentes locales se refuerza, con la incorporación de 29 concejales o alcaldes. Sin embargo, el único alcalde con mayoría absoluta entre los grandes municipios, el regidor de Cártama, Jorge Gallardo, no estará entre los miembros de este órgano, al que sí pertenecía en la anterior etapa, después de haber respaldado a los críticos en las primarias.

Tampoco estará en la ejecutiva la alcaldesa de Benaoján, Soraya García, que intentó presentarse como candidata a las primarias, aunque se retiró por falta de apoyos. Ruiz Espejo, que en público había agradecido su gesto, ofreció a García a última hora un puesto en la ejecutiva para una persona de su confianza pero la alcaldesa lo rechazó y se ausentó del plenario.

El hombre fuerte del partido será el ex alcalde de Marbella José Bernal, que como presidente asumirá funciones ejecutivas y en nada honoríficas, como es la tradición de este cargo. Bernal es un hombre próximo a la secretaria general andaluza, Susana Díaz, y según algunas fuentes, el puesto lo tenía reservado antes incluso de perder la Alcaldía en agosto pasado.

Los otros dos puestos clave serán las dos vicesecretarías que se crean, en lugar de la única que existía hasta ahora. Al frente de ambas estarán dos mujeres emergentes en el partido, la teniente alcalde y dirigente socialista en Mijas, Fuensanta Lima Cid, que además asume el área de Igualdad, y la primera teniente alcalde de Almogía, Antonia Rocío García García, que además llevará la responsabilidad de Política Municipal. A estos puestos se suma también dentro del núcleo de dirección Francisco Javier Jerez González, como secretario de Organización, y el actual portavoz socialista en la capital, Daniel Pérez Morales, como secretario de relaciones institucionales.

En la dirección se mantiene el que era hasta ahora secretario de Organización, Cristóbal Fernández, que pasa a la secretaría de Acción Electoral. A ellos se suman también la delegada de Educación, Patricia Alba, que llevará Política Territorial, y la parlamentaria Gemma Ruiz. Sin cargo en este órgano, otro de los hombres fuertes en esta etapa será el secretario de Empleo y Relaciones Laborales de la ejecutiva andaluza, Juan Carlos Durán, un hombre próximo a Ruiz Espejo y al que muchos situaron anoche como el nuevo nexo con la ejecutiva andaluza.

Ruiz Espejo también abogó por un partido con más participación, de liderazgos compartidos y con más protagonismo de la militancia, asegurando que "a través de la unidad y la pluralidad podremos afrontar los retos que la sociedad nos plantea, y alcanzarlos con éxito", dijo ante el plenario. El dirigente destacó la importancia de trabajar en dinamizar y modernizar las agrupaciones socialistas locales.

En las ponencias aprobadas en el congreso por unanimidad se abordaron las líneas políticas para este periodo. Junto al feminismo, la socialdemocracia y las políticas sociales, relativo al modese puso el acento en reforzar la socialdemocracia "en un momento muy complicado por la aparición de nuevas formaciones políticas y los retos como consecuencia de la crisis económica".

La igualdad y el feminismo representan el pilar sobre el que girarán todas las áreas y contenidos de los programas desarrollados por los socialistas malagueños, y se crea la secretaría de Lucha contra la Violencia de Género o la Escuela de Feminismo, "manteniendo en este sentido la lucha contra políticas desarrolladas por el PP". De igual modo, los socialistas acordaron elaborar los presupuestos teniendo en cuenta la perspectiva de género. La defensa de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, la apuesta por la Igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres y el cumplimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género son otras de las políticas aprobadas.

El documento marco aprobado aboga por estrechar los lazos con las entidades incluidas dentro del movimiento LGTBI así como derogar la reforma laboral del PP "tan negativa para los trabajadores", la defensa de la Autonomía Local de Andalucía y la puesta en valor del Ingreso Mínimo Vital aprobado por el Gobierno andaluz y que se ha incluido en los presupuestos de la Junta para el año 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios