Ryanair consolida su liderazgo y Londres es el destino favorito

  • La línea aérea irlandesa cerró el año pasado con 2,7 millones de pasajeros, un 30% más que en 2010 y un millón más de clientes que la segunda mayor compañía · Spanair ocupaba la décima plaza antes de desaparecer

Comentarios 1

Ryanair y Londres son las dos palabras que más se repiten en el aeropuerto de Málaga. La primera se ha consolidado como la compañía líder y la segunda es el destino favorito, de ida o de vuelta, de los viajeros que llegan o parten de la Costa del Sol. Una firma irlandesa y una ciudad británica son los dueños de un aeropuerto que siempre ha tenido una clara vocación internacional y que, tras la inauguración de la nueva terminal en 2010, está ganando pasajeros.

Ryanair es la compañía preferida por los viajeros en este aeropuerto. La firma presidida por el excéntrico Michael O'Leary desata todo tipo de polémicas entre los pasajeros. Obliga a llevar el bolso dentro del equipaje de mano, es necesario imprimir la tarjeta de embarque para que no le cobren en la facturación, no se tiene un asiento preasignado y eso provoca tensiones en los momentos previos a la entrada del avión porque todo el mundo corre a coger un sitio, durante el viaje le intentan vender de todo al cliente, incluyendo el catálogo que cada año realiza la compañía con fotografías de sus azafatas ligeras de ropa ... Es como un mercadillo en el aire, pero los billetes son baratos y eso es lo que valoraron los 2,7 millones de pasajeros que utilizaron esta línea el año pasado.

Su crecimiento ha sido espectacular. Fuentes de la línea de bajo coste preveían en octubre cerrar 2011 con 2,4 millones de pasajeros en Málaga, un 20% más que el año anterior. Al final se han quedado cortos hasta el punto de que han incrementado su volumen de clientes un 30% tras ganar 600.000 viajeros en un solo año, según los datos oficiales de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena). Le saca más de un millón de viajeros a la segunda compañía en este aeropuerto, Easyjet, y ya alcanza una cuota de mercado del 21,5%, es decir, uno de cada cinco pasajeros que pasan por el aeropuerto de Málaga han volado en uno de los aviones de Ryanair.

Una de las claves del éxito de esta empresa ha sido crear una base operativa fija en Málaga desde la que abrir nuevas rutas en muy poco tiempo. Esta línea ofrece la posibilidad de volar a 47 destinos de forma directa de Gran Bretaña, Alemania, España, Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia y Suecia. Tal variedad de conexiones ha traído consigo que la compañía nunca haya bajado de los 100.000 clientes mensuales a lo largo del año pasado y que en temporada alta, principalmente julio y agosto, haya rebasado la barrera de los 300.000 viajeros en un solo mes. Easyjet, la segunda compañía con más viajeros en Málaga, vuela a 12 ciudades y ninguna es española.

La vertiente internacional del aeropuerto de Málaga motiva, por otra parte, que sea más fácil volar al extranjero que a la propia España. El Reino Unido fue el año pasado el destino estrella de este aeropuerto tras captar a 4,4 millones de pasajeros, el 35% del total. Uno de cada tres viajeros que estuvieron en este aeropuerto en 2011 iban o venían de una ciudad británica. Las ciudades españolas, gracias al aumento de conexiones de Ryanair -vuela a Santander, Santiago de Compostela, Valladolid o Valencia, entre otros-, se mantienen en un digno segundo puesto con 2,6 millones de pasajeros en 2011, a las que siguen los destinos alemanes, franceses y holandeses.

En este contexto, no es de extrañar que el aeropuerto de Gatwick en Londres sea el que capte más pasajeros desde Málaga, con 1,1 millones, seguido de los aeródromos de Barcelona y Madrid. Manchester ha ganado una plaza, pasando del quinto al cuarto lugar, y Dublín ha perdido dos, cayendo desde el cuarto hasta el sexto. El quinto destino preferido por los viajeros del aeropuerto malagueño es París. Resulta llamativo que, siendo Ryanair la compañía líder en Málaga, no vuele ni a Gatwick -a Londres va al aeropuerto de Stansted- ni a Madrid.

El cambio de modelo experimentado en los aeropuertos en la última década hacia las líneas de bajo coste es claramente palpable en las estadísticas. En 1999, por ejemplo, la compañía líder en el aeropuerto de Málaga era Iberia, con 1,2 millones de pasajeros, y Madrid era el principal destino. Hoy en día, la línea bandera española ocupa el puesto número 14 en Málaga con apenas 247.816 viajeros. El fenómeno de otra línea regular española como Spanair ha sido similar. En 1999 era la tercera compañía más importante en este aeropuerto con 472.096 viajeros y, a finales del año pasado, se tuvo que conformar con el décimo lugar con 332.612 clientes. Ésa será su última estadística en este aeropuerto después de que Spanair anunciara el viernes el cese de la actividad y su entrada en concurso de acreedores.

El mundo empresarial es así. Hay firmas que fracasan y otras que triunfan. El aeropuerto de Málaga, pese a esta última baja, goza de buena salud ya que es uno de los aeródromos prioritarios para las líneas aéreas de medio mundo. El año pasado fue utilizado por más de 300 compañías -incluyendo todo tipo de vuelos comerciales, vuelos privados o taxis aéreos entre otros- y llama la atención que una enseña de toda la vida como Air France caiga, por ejemplo, hasta el puesto 68. Delta Airlines, la línea que une de forma directa Málaga con Nueva York, terminó en trigésimo octavo lugar con 23.500 pasajeros aunque solo operó de junio a septiembre, siendo una reivindicación de todo el sector turístico local que mantenga esa ruta durante todo el año.

"Estamos satisfechos de cómo están yendo las cosas, pero no nos podemos relajar ni, por supuesto, quedarnos en la autocomplacencia: somos una infraestructura viva y, como tal, requiere de atención diaria y en tiempo real", afirma a este diario Salvador Merino, director del aeropuerto, quien subraya que "seguimos trabajando para favorecer las iniciativas de las compañías que apuesten por Málaga y seguir mejorando y ajustando la operativa del aeropuerto hasta hacerles difícil no elegirnos". En cualquier caso, el director del aeródromo malagueño señala que "hay que tener en cuenta que la decisión está en manos de las compañías aéreas y el momento es de crisis económica, por lo que las aerolíneas vuelan a los lugares a los que quieren volar sus clientes, allí donde hay mercado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios