Sabor casero en Teatinos

  • El bar-cafetería Pablo Vela está situado en la calle Demóstones y su especialidad son los platos caseros · El menú del día tiene un económico precio de ocho euros

En el bar Pablo Vela se puede degustar gran variedad de comida casera. Se encuentra en la barriada de Teatinos, en una esquina de la calle Demóstones, detrás del Hospital Clínico. Se trata de una zona con mucho tránsito de gente dada su cercanía al hospital y la Universidad. Su especialidad son los menús, pues diariamente acuden aquí a almorzar muchos trabajadores del hospital, así como familiares de pacientes, personas que acuden a consultas y otra gente de paso como estudiantes o trabajadores.

David Lara es el camarero desde hace seis meses y conoce a la perfección lo que en este bar se sirve. Lo primero que destaca es que la cocinera "es extraordinaria y elabora unos platos exquisitos". Tienen mesas para comer tanto dentro del local como fuera, con una espléndida terraza que hace esquina y recibe el sol prácticamente durante todo el día. Asegura que la gente que se detiene a comer aquí "suele repetir".

El establecimiento abre prácticamente durante todo el día y solo cierra sus puertas los sábados por descanso del personal. El horario de apertura es desde las 7:00 de la mañana hasta las 22:00 aproximadamente. Sirven desayunos y meriendas, almuerzos, variedad de tapas y bocadillos.

Para desayunar o merendar, una de las elecciones más ricas es el bocadillo de lomo en manteca, aunque por las mañanas lo que más demandan suelen ser el mixto de jamón y queso o el bocadillo a la catalana.

El menú del día tiene un precio de ocho euros, y en él se incluye un primer plato y un segundo -a elegir entre seis en cada caso-, pan, bebida y postre. La comida cambia diariamente, y se adaptan en función de la estación del año. Así, mientras en verano se incluye porra o gazpacho, por ejemplo, en invierno predominan los platos calientes de cuchara, como las lentejas o los callos.

De primer plato se puede elegir entre sopa de picadillo, callos, consomé, paella, espaguetis a la boloñesa, ensalada tropical o mixta, entre otras alternativas. De segundo siempre hay varias carnes y varios pescados, tanto fritos, como a la plancha o con salsa. Algunos ejemplos son los chanquetes, calamares, dorada, adobo, filete de pollo, filete de cerdo, chuleta o bacalao a la vizcaína.

En la sobremesa se puede optar por una variedad de unos ocho postres Montero, café o infusión. Según cuenta David, la paella es uno de los platos más demandados, así como el adobo de cazón. También puntualiza que "las patatas fritas de acompañamiento son frescas".

Una opción cómoda y económica para comer comida casera fuera del propio hogar en una de las zonas con más movimiento de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios