Salve del pueblo marinero

  • La Virgen del Carmen procesionó hasta Muelle Uno y estuvo expuesta en besapié extraordinario Huelin también celebró su fiesta marinera

La Virgen del Carmen Coronada siempre reserva un domingo de julio para bendecir las aguas de la capital. No importa el calor que pueda hacer o que el terral visite el centro histórico de la ciudad o los últimos suspiros de El Perchel, desde temprana hora la imagen mariana se muestra arropada por el público malagueño en la celebración de su festividad. Ayer cumplió con su tradición, ya centenaria, de surcar las aguas del litoral de la capital, privilegio reservado a la imagen que tallase Navas Parejo.

Muy temprano, a las siete de la mañana, la parroquia del Carmen abría sus puertas para iniciar el rosario de la Aurora que daba comienzo a la jornada. Numeroso público se congregaba ya a esa hora para acompañar hasta la Santa Iglesia Catedral a la Estrella de los Mares. En su llegada al templo, el repicar de campanas recibía a la Virgen y a sus fieles, para celebrar una eucaristía que estuvo presidida por el obispo Jesús Catalá.

A las 11:00 se abría la puerta de la Encarnación para que la Virgen saliese de nuevo en procesión hasta el Puerto. Los sones de la Salve Marinera, interpretados por la banda de música de la Expiración, resonaron en la Plaza del Obispo acompañados de las voces de los fieles que interpretan el himno, adoptado en 1941 por el Ministerio de la Marina.

La procesión dirigió sus pasos al Palmeral de las Sorpresas en una estampa inédita, ya que en años anteriores la Virgen permanecía en el edificio de la Autoridad Portuaria hasta la hora de embarque. Por primera vez, la imagen fue trasladada en la peana de su trono hasta la capilla del Puerto situada entre comercios y locales de restauración del Muelle Uno, y adornada para la ocasión con ayuda de hermanos de la cofradía de la Sagrada Cena.

El tránsito por el Palmeral se hizo sin apenas bajar el trono salvo para sortear la pasarela que conecta uno de los edificios del puerto con el acceso a los navíos que allí se encuentran. El público, a pesar de las altas temperaturas, permanecía firme acompañando a la Virgen del Carmen hasta su encuentro con el cubo del Museo Pompidou y los turistas asombrados que ya daban buena cuenta de los menús de cuantos restaurantes pueblan el Muelle Uno.

A su llegada a la capilla del Puerto, la distribución de la fuente en su puerta obligó a tomar como medida de acceso un caminar lento y con precaución por uno de los laterales, ante la atenta mirada de todos los devotos que acompañaban a la Virgen. Sorteado el obstáculo, de nuevo la Salve Marinera y el Himno Nacional finalizaron la procesión al filo de las 13:00. La imagen estuvo expuesta a devoto besapié hasta el momento de iniciar el embarque.

Otra de las novedades del cortejo de este año llegó desde el interior de la capilla del Hospital Noble. Una imagen de Santa Teresa de Jesús, realizada por el imaginero malagueño Juan Vega, acompañaría a la Virgen del Carmen en su procesión con motivo del 500 aniversario del nacimiento de la monja abulense. La imagen procesionó en el antiguo trono de la titular carmelita y ataviada para la ocasión con una casulla de terciopelo negro de Fortuny y un manto crema bordado en oro y sedas de colores.

Las representaciones de hermandades y estamentos de la ciudad fueron la pieza clave del cortejo. Delante de Santa Teresa de Jesús procesionaron la prohermandad del Carmen Doloroso y la cofradía de Salutación, muy vinculadas con el convento de Carmelitas Descalzas. Con la Virgen del Carmen lo hizo una representación de la Armada Española, así como las cofradías de la Cabeza, Real Hermandad del Rocío, Carmen de El Palo, Humildad y Paciencia, Santos Patronos Ciriaco y Paula, Misericordia y Santa María de la Victoria.

A las 18:00 llegaba el momento del embarque de la Virgen, que volvió al recinto portuario a las 20:00. Allí se formó la comitiva definitiva, que continuaría por la Plaza de la Marina y la Alameda Principal hasta poder realizar un encuentro con la comunidad de Carmelitas Descalzos en la iglesia de Stella Maris. Unos minutos antes se produjo una parada necesaria para afianzar la posición del Niño Jesús que procesiona en brazos de la Virgen, evitando así cualquier incidente. Allí recibió el encargo de un biznaguero que, al paso de la procesión, se acercó al trono para lanzar, en repetidas ocasiones, una biznaga que tras la reiteración acabó a los pies de la imagen.

La noche sorprendería al cortejo a su paso por la Alameda de Colón y el Puente de la Misericordia, en el reencuentro de la Virgen del Carmen con su barrio tras unas horas 'cedida' a la ciudad de Málaga.

Por su parte, el barrio de Huelin registraba también lleno absoluto a las 19:00 cuanto las puertas de la iglesia de San Patricio se abrían para comenzar la procesión de la patrona de los marineros. Escoltada por remeros vestidos de marengo, la Virgen salía 15 minutos más tarde a los sones del Himno de Andalucía y acompañada de aplausos y vivas a su paso por su barrio. Con las notas de la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir y la banda de Zamarrilla, la talla recorrió las calles de Huelin para embarcar en torno a las nueve de la noche. A su vuelta, la Hermandad cumplió con su encuentro con el público en calle Las Navas, su particular 'Tribuna de los Pobres', antes del encierro en su capilla marinera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios