Sanitarios del Clínico se movilizan por la seguridad de las Urgencias

  • La dirección del hospital elabora un informe sobre los incidentes del domingo que remitirá al Ayuntamiento y a la Delegación de Salud · La agresividad de los usuarios es creciente

El personal del servicio de Urgencias del Clínico Universitario se concentró ayer para mostrar su repulsa por la pelea entre dos grupos de jóvenes ocurrida el domingo por la mañana en las puertas del hospital, en la que resultaron heridos tres vigilantes de seguridad del centro que trataron de apagar la reyerta.

Tanto los sanitarios como la dirección del centro coincidieron ayer en señalar que se trató de un incidente "puntual", pero que ha tenido lugar en un escenario de agresividad creciente entre los usuarios.

La concentración contó con la presencia del gerente del centro, Antonio Pérez Rielo, quien precisó que el hospital está elaborando un informe sobre lo ocurrido entre las 7.30 y 8.00 del domingo pasado, cuando un grupo de jóvenes continuaron en la entrada y acceso al servicio de Urgencias una pelea que horas antes habían iniciado en una discoteca de Torremolinos y que había motivado el ingreso de tres jóvenes rivales heridos en la reyerta.

El informe será remitido tanto al área de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga como a la Delegación de Salud de la Junta

Pérez Rielo explicó que un incidente entre grupos rivales de estas dimensiones es un hecho "aislado" en las Urgencias del Clínico. Sin embargo, reconoció que el clima de agresividad es real y va en aumento. En este momento hay unas cinco denuncias interpuestas en los juzgados por agresiones físicas. Sin embargo, las agresiones verbales y el mal comportamiento de los usuarios con el personal sanitario "es una tendencia bastante general", a pesar de que no llegan a los juzgados.

El personal sanitario cuando se trata de malos modos e insultos opta por "no degradar más el ambiente, así que se calla y capea el temporal como puede". "Lo más frecuente es que haya insultos, gestos y golpes al mobiliario", detalló Pérez Rielo.

Horas antes de que el personal de las Urgencias se concentrara en las puertas del servicio, la gerencia del centro se reunió con la junta de personal para tratar de analizar los sucesos del domingo. El presidente de la junta de personal, Francisco Reina, se quejó ayer de que en los casos en los que hay peleas la Policía lleve a los implicados al centro hospitalario "y después se desentienda, cuando todos sus acompañantes están en la puerta. Y claro, luego se lía".

Los tres vigilantes de seguridad heridos tienen previsto denunciar lo ocurrido, decisión que cuenta con el respaldo de su empresa, el grupo Eulen. El hospital no denunciará por no tratarse de trabajadores del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Uno de los vigilantes lesionados se ha reincorporado ya al servicio, mientras que el segundo, Alejandro P. permanece de baja en su casa con varias contusiones y golpes en el torso, y la tercera vigilante herida, Emilia Hernando, se encuentra hospitalizada.

En la reyerta participaron entre 25 y 30 personas de los que ninguno ha sido detenido, si bien la Policía pudo identificar a tres, además de los dos jóvenes que fueron ingresados previamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios