Sanitarios piden un centro para rehabilitar a enfermos graves

  • No hay un consenso sobre si debería ser un hospital o una unidad, pero sí que hacen falta recursos para pacientes neurológicos, con lesiones cerebrales o de accidentes

Hay pacientes que además de sufrir una enfermedad grave deben soportar la falta de recursos para su rehabilitación. Son enfermos con esclerosis múltiple, alzheimer, hemorragias cerebrales, traumatismos craneales o patologías neurológicas degenerativas que podrían aliviar sus dolencias, ralentizar su evolución o acelerar su recuperación si dispusieran de una unidad o un centro específico para afectados graves. Así lo creen médicos y fisioterapeutas que sostienen que en Málaga, por su población y por la incidencia de estas patologías, un recurso de estas características está más que justificado.

Hay discrepancias entre los profesionales sobre qué instalaciones deben crearse. Unos preconizan un hospital al estilo del que existe para lesionados medulares de Toledo aunque más amplio en su cobertura, mientras otros abogan por "una o dos" unidades especializadas en el tratamiento de graves afectados.

Juan Antonio Armenta, vocal del Colegio de Fisioterapeutas, defiende que -sea un hospital o una unidad específica- garantice una asistencia integral y diaria a los enfermos. "El cerebro no sabe de sábados, domingos o puentes", ironiza Armenta para criticar que los pacientes hospitalizados con enfermedades graves sólo tengan rehabilitación de lunes a viernes y sólo por las mañanas.

Este portavoz del Colegio argumenta además que la asistencia debe ser en equipo, de modo que los grandes afectados tengan asegurada una rehabilitación con logopedas, fisioterapeutas, ortopedas, enfermeros especializados y neuropsicólogos. También demanda que se mejore la colaboración entre los hospitales y los centros de salud para que se garantice la continuidad entre el tratamiento que reciben mientras están ingresados y el que se les debe prestar una vez que tienen el alta. Los profesionales denuncian que hay pacientes por ejemplo con un infarto cerebral que empiezan rehabilitación en el hospital y que luego tardan semanas en llegar a una sala de rehabilitación de atención primaria.

Antonio Benítez, enfermero y miembro de CCOO, reclama mejoras en la atención domiciliaria, ya que muchos de estos pacientes no pueden desplazarse por sí mismos. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) tiene seis equipos que ofrecen rehabilitación a domicilio, pero algunos profesionales estiman que este número es insuficiente dado que hay "miles" de personas con patologías invalidantes. Benítez exige más recursos para fisioterapia y asegura que las esperas para rehabilitación suelen ser de "hasta un año". Recientemente médicos, fisioterapeutas y mutuas denunciaron a Málaga Hoy que la tardanza del SAS en dar rehabilitación complicaba la recuperación de los pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios