Segunda agresión en dos meses en el mismo centro de salud de Estepona

  • Una usuaria golpeó con la puerta en la muñeca a una médico que asistía a otro paciente

Segunda agresión física en dos meses contra un trabajador en el mismo centro de salud de Estepona. El incidente se produjo el lunes, cuando una usuaria golpeó con la puerta en la muñeca a una médico que estaba en la consulta atendiendo a otro paciente. Justamente a mediados de febrero en el ambulatorio de Estepona oeste un enfermo fracturó la nariz de un celador de un cabezazo. La agresión del lunes fue mucho más leve, aunque la médico aún está de baja. Ayer, medio centenar de trabajadores del centro de salud e incluso algunos usuarios se concentraron a las puertas del edificio sanitario para expresar su rechazo a actitudes como las del pasado lunes y para reclamar que se respete el trabajo de quienes velan por la salud de los demás "con profesionalidad, responsabilidad y afecto", según el manifiesto leído en apoyo a la facultativa.

Según confirmó el Distrito Sanitario Costa del Sol, del que depende el centro de salud, la paciente llegó el lunes a urgencias. Como era una patología banal y su médico tenía hueco esa misma tarde le indicaron que fuera a la consulta. Allí había una sustituta de su facultativo de cabecera que estaba atendiendo a otro enfermo. La mujer entró sin más. La médico le indicó que esperara a que acabara. Cuando la profesional fue a cerrar la consulta para seguir atendiendo al paciente que tenía dentro, la usuaria la insultó y le golpeó con la puerta en la muñeca.

El secretario provincial de Sanidad de UGT, Juan Miguel Contioso, que participó ayer en la concentración, tachó de "lamentable" esta nueva agresión y apuntó que el sindicato ha iniciado un recorrido por los centros sanitarios para comprobar que funcionen los sistemas de alarma y que se cumpla la prevención de riesgos laborales. La central sindical propone que comiencen a reclamarse a los agresores los costes de las bajas de los trabajadores a los que agreden. Como antecedente Contioso recordó el caso de un celador agredido en el Hospital Civil hace un par de años en el que el usuario rompió también un ordenador. Entonces, además de la penalización por el ataque, la sentencia le impuso la reposición del equipo que había destrozado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios