Educación Aulas sin fronteras

"Señorita,¿por qué habla tan raro?"

  • Las anécdotas de tres docentes extranjeras que un día abandonaron su país y terminaron impartiendo clase en colegios malagueños

Comentarios 2

Veronique Terlat, Caroline Pons y Jennifer Johnson comparten en común el sueño por la enseñanza como cientos de profesores que cada mañana dan clases en los centros malagueños. El hecho de que sean extranjeras no ha supuesto ninguna barrera en su relación con el alumnado, todo lo contrario. Eso sí, las tres admiten que existen diferencias entre el modelo educativo español y el de su país.

Veronique Terlat llegó a España en 1992 tras haber estudiado Filología Hispánica en Lens (Francia). Tuvo que esperar cinco años a que le convalidaran el título y en 2000 aprobó las oposiciones. Tras casi una década impartiendo clases de Francés en Málaga, admite que la experiencia "ha sido muy positiva" y que no ha tenido ningún tipo de problema con sus alumnos por el hecho de ser extranjera. "Todo lo contrario, lo único es que alguno me pregunta 'señorita, ¿por qué habla usted tan raro'?", asegura entre risas. Desde hace tres años da clases en el Christine Picasso y afirma que el hecho de que sea francesa termina por enriquecer la relación con sus alumnos. "A ellos les suena como algo exótico y eso hace que terminen por engancharse a mis clases".

En cuanto a las diferencias entre el sistema educativo español y francés, Terlat reconoce que son numerosas: "Allí [en Francia] la relación con los alumnos es más fría, aquí es más cercana. Con respecto a la organización del centro también existen muchas diferencias. En mi país existe un cuerpo-directores que no da clases; aquí, en cambio, hay un profesor-director, algo muy positivo porque conoce a la perfección el día a día con los alumnos, aunque, por otra parte, le dificulta para organizar el centro".

Caroline Pons es natural de Bélgica, tiene 34 años y desde hace una década se encuentra en España impartiendo clases de Francés a los alumnos de Secundaria. Ha pasado por diferentes institutos y desde 2008 trabaja en el IES Vega de Mijas. El hecho de venirse precisamente a España para ejercer de profesora se debe a sus raíces familiares. "Cuando empecé la carrera en Bélgica podía elegir entre aprender italiano o español y como mis abuelos son de Mallorca, quería conocer el idioma y tener experiencia en el extranjero", comenta la joven. Y así fue. Tras estudiar Filología Románica y especializarse durante un año para dar clases a extranjeros, decidió venirse y comenzar desde cero. Aunque no ha ejercido como profesora en su país, cree que "el sistema educativo es equivalente al de España". "Me he dado cuenta de que entre los profesores de aquí hay mucha preocupación por mejorar la enseñanza", señala.

En lo que sí hay una gran diferencia, según Caroline, es a la hora de sacarse las oposiciones. "El sistema para acceder a una educación pública en España es más difícil que en Bélgica", dice, no sin antes comentar que, mientras que en Bélgica es suficiente con tener el título universitario para empezar a trabajar porque "tiene mucho peso", en España hay que volver a demostrar los conocimientos mediante las oposiciones, cuya demanda, a su juicio, es muy alta. "Como mucha gente, tuve suerte en la teoría y en la exposición oral me defendí muy bien porque ya sabía hablar español", ríe.

Con respecto a su asignatura, enmarcada dentro de las optativas, la docente opina que a los alumnos de la costa les resulta más fácil que a los del interior, donde en ocasiones le han preguntado para qué les servía hablar el francés. "Es normal que te digan eso cuando saben que se van a dedicar al campo o a la recogida de aceitunas", indica.

Una vocación realizada es la de Jennifer Johnson, que trabaja en la actualidad como profesora de inglés en el IES Las Viñas de Mollina. Lleva más de treinta años dedicada al mundo de la enseñanza, aunque tan sólo en los seis últimos ha ejercido esta profesión dentro del sistema público. Llegó a Andalucía, en concreto a Sevilla, con 21 años para continuar sus estudios. "Estaba estudiando una carrera de idiomas modernos en Londres y allí al estudiar un idioma hacía falta pasar un año en el país de origen del mismo, aunque regresé para terminar mi carrera pero me volví enseguida acompañada de mi marido y junto a él hemos criado a nuestros tres hijos aquí".

Vive en Rincón de la Victoria, donde fundó junto a su marido otra academia. "Cuando vivía en Antequera pasábamos los fines de semana en un piso que teníamos en la Cala del Moral, ya que no aguantaba el clima tan extremo que tiene esta ciudad, luego decidimos trasladarnos todos a la costa, pensando también en nuestros hijos, para estar así más cerca de la universidad, aunque nuestro hijo mayor finalmente decidió estudiar Física en Granada y es nuestra hija menor la que ahora está haciendo Psicología".

Aunque nunca ejerció en su país como profesora conoce muy bien el sistema por su propia experiencia como alumna y por la que sus amigos y familiares que trabajan en este sector le comentan. Entre las principales diferencias que encuentra considera que "fundamentalmente en Inglaterra se parte de lo práctica hacia lo teórico y en el sistema educativo español en general se comienza desde la teoría y puede que se llegue a la práctica, y aunque esto está cambiando, es un proceso muy paulatino y depende mucho de cada profesor".

Nunca ha tenido problemas con el idioma puesto que empezó a estudiar francés con ocho años y latín con doce, "no comencé con el castellano hasta los 19 años cuando ya estaba en la universidad, pero como contaba con la base del francés y el latín y además de decían que tengo buen oído para los idiomas pues no me costó mucho aprenderlo". Uno de los aspectos que más valora y que está llevando a cabo la Consejería de Educación es el fomento de los intercambios y el contacto con Europa, "se le está dando más importancia a los idiomas a través de los centros bilingües, ya tuve una experiencia en uno de estos centros y me gustaría volver a repetirla ya que está funcionando muy bien y por supuesto ayuda a la integración de los extranjeros que trabajamos en Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios