El Seprona denuncia en la Fiscalía la obra de una carretera en el Genal

  • Una asociación alertó de que la empresa contratada por la Diputación estaba extrayendo material de una zona protegida e invadiendo un arroyo en Genalguacil

Comentarios 4

La obra de construcción de una carretera promovida por la Diputación provincial de Málaga a su paso por el término municipal de Genalguacil ha terminado en la Fiscalía de Medio Ambiente. La investigación iniciada por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tras la denuncia de una asociación podría derivar en la apertura de diligencias por parte del Ministerio Público por un presunto delito contra el medio ambiente puesto que, al parecer, la obra está afectando a una zona protegida e invadiendo el cauce de un arroyo con material supuestamente extraído de forma irregular.

Será la Fiscalía la que determine ahora si procede o no continuar la investigación llevada a cabo por la patrulla del Seprona de Cortes de la Frontera que ayer le entregó sus conclusiones sobre lo ocurrido en el entorno del arroyo del Algarrobo, donde existen numerosos hábitats y especies protegidas. La denuncia partió de la asociación ecologista Silvema Serranía de Ronda, que también puso en conocimiento de la Delegación Provincial de Medio Ambiente y la Agencia Andaluza del Agua lo que estaba ocurriendo en la zona como consecuencia de esta obra por la que se pretende construir una nueva vía entre Genalguacil y Peña Blanca. Las obras fueron paradas y la Junta de Andalucía abrió un expediente sancionador que aún no ha sido resuelto.

La Diputación adjudicó la ejecución del proyecto a la empresa Tapersa S. L., que presuntamente ha estado extrayendo material para relleno de una zona sin la pertinente autorización ambiental a la que obliga la ley con el consiguiente perjuicio ambiental para el entorno que goza de protección dentro de la red europea Natura 2000. La Guardia Civil requirió el proyecto de obra de la carretera a la institución supramunicipal que se apresuró a aclarar que "en ningún punto aparece de dónde debe la empresa coger los materiales sino lo que hay que hacer" e insistió en que "no pueden hacer un seguimiento a la empresa las 24 horas".

Pero la realidad es que las obras que se han llevado a cabo hasta la fecha han consistido en abrir un camino que ha terminado invadiendo el dominio público hidráulico, las zonas de servidumbre y de policía del arroyo del Algarrobo. El mayor daño lo habrían sufrido supuestamente las numerosas comunidades vegetales y las especies protegidas que se encuentran en este LIC y que en algunos casos su presencia queda reducida exclusivamente a las provincias de Málaga y Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios