Simulacro en el puerto

  • Infantes de marina del patrullero 'Infanta Cristina P-77' abordan un portacontenedores atracado en el muelle 9

Soldados españoles en acción, aunque ficticia. El pasado domingo se realizaba en las aguas del puerto un simulacro organizado por la Armada española. Este ejercicio, que atendiendo a las siglas MIO (Maritime Interdiction Operations), se efectúa en casos reales desde el año 1990 en todos los mares del mundo, consistió en el abordaje y posterior inspección de un barco.

Con la colaboración de la Autoridad Portuaria, Noatum Container Terminal Málaga y el buque portacontenedores Magnos, el simulacro se inició minutos antes de las 9 de la mañana en la dársena del muelle nueve.

Desde el patrullero de altura Infanta Cristina P-77 que se encontraba en las inmediaciones de la bocana, se lanzaban dos lanchas semirrígidas con 15 infantes de marina dotados con todo su equipo de campaña. Abarloadas las embarcaciones rápidas, primero una y posteriormente otra, al costado de estribor del buque atracado en el muelle 9, el equipo de soldados subía al portacontenedores por la escala de prácticos. Ya a bordo del barco se iniciaba la inspección, una misión que consistió en verificar tres zonas del buque; una de ellas con un posible arsenal de armas o un artefacto explosivo. Además, miembros del equipo de la Armada española a bordo del Magnos revisaban todos los documentos del buque (certificados del barco, manifiestos de carga y lista de tripulación) e inspeccionaban la sala de máquinas.

A las 10:30, tras una exitosa intervención, las dos lanchas recogían a los infantes de marina que regresaban al buque finalizando el simulacro. Auspiciado por la ONU desde la guerra de Irak, los procedimientos MIO se realizan en puerto o mar abierto con el fin de controlar el tráfico marítimo para evitar actos de contrabando de armas, mercancías prohibidas o piratería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios