Sindicatos y pacientes del Civil advierten de la saturación de Salud Mental tras cerrar camas

  • Denuncian que se limitan los recursos y el personal durante el verano afectando a los registros diarios

El plan vacacional del Hospital Civil provoca las primeras denuncias por parte de los sindicatos relacionadas con la saturación de las unidades clínicas. CCOO denunció ayer los problemas que acarrea la Unidad de Agudos del servicio de Psiquiatría del centro sanitario tras el cierre de camas durante los meses estivales -julio y agosto-. "Pedimos tanto que se abra el 100% de las camas como que el personal sea acorde a los servicios y esté también al completo", expresó el secretario general de CCOO en el Civil, Juan Antonio Torres.

A finales del mes pasado, CCOO ya alertó del cierre de uno de los dos módulos de la Unidad de Salud Mental del Civil; algo que también denunció ayer la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif), alertando además del hacinamiento de este espacio ya que "la ocupación supera el 100%". "El cierre de 12 de las 42 camas de la unidad de Agudos ha supuesto también la reducción de la plantilla durante estos meses, que ha pasado de estas conformada por 28 profesionales a 17. Con estos cierres la Administración también se ahorra de cubrir las sustituciones de estos 11 trabajadores, mientras se sobrecarga al resto del personal", indicó ayer Csif, resaltando que la capacidad de la unidad desde el 1 de julio "no ha bajado de los 30 pacientes, alcanzando los 34 ayer".

La dirección del Hospital Civil, no obstante, argumentó que existe "plena disposición del espacio" ya que las camas "no están cerradas sino en reserva". "Esta mañana [por ayer lunes] había 28 pacientes ingresados en 31 camas disponibles, por lo que no existe tal saturación", zanjó el Civil.

Por su parte, los propios pacientes recalcaron la posición de los sindicatos, haciendo especial hincapié en los centros de la provincia que seguían sin abrirse como el Hospital de Ronda o el CARE de Cártama. "La impresión es de que las cosas no se están solventando con la inmediatez sino al contrario: se siguen cerrando camas, no se renueva a los sanitarios sino que se reduce el número de profesionales y no hay recursos ni infraestructuras suficientes. Todo ello se acentúa además en plena temporada turística, lo cual agrava el problema", explicó el responsable de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Afenes), Miguel Acosta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios