Siniestros que suponen un grave perjuicio a particulares y ayuntamientos

  • Los incendios en contenedores y coches representan un gran coste para bolsillos y arcas municipales

Los incendios de vehículos y contenedores representan un grave coste económico tanto para los particulares como para los distintos ayuntamientos. Detrás de estos actos se suelen encerrar actitudes vandálicas, aunque en ocasiones se esconde la mano de algún pirómano, como el arrestado esta semana en la capital tras incendiar dos recipientes de recogida de basura y que confesó al ser interceptado por una patrulla de la Policía Local.

Un estudio del criminólogo Pablo J. García Boj, basado en datos del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga y de Limasa, refleja que en la capital se queman casi mil contenedores al año y que las llamas consumen una media de un vehículo al día.

Estos incendios, por ejemplo, suponen a Limasa un coste anual de 300.000 euros que se invierten en la reposición de los recipientes dañados. No obstante, el gasto para el Ayuntamiento es mayor, ya que cada intervención de Bomberos supone un asiento más en la cuenta de debe. Estos sucesos representan más de 650 horas de trabajo de los bomberos y un coste superior a los 185.000 euros. Además, el gasto de agua total en estos servicios es superior al millón de litros de agua, ya que en cada uno de ellos se emplean 850.

El autor del estudio señala también que cada una de estas intervenciones ocupan a efectivos humanos y vehículos a los que retrasan considerablemente si tienen que desplazarse, por ejemplo, a un incendio en una vivienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios