'Solfabot', el robot que enseña música

  • La UMA desarrolla un sistema para aprender a entonar notas musicales y seguir el compás de una partitura

Un sistema compuesto por un robot conectado a dos sensores de sonido enseña a entonar notas musicales con la voz o el piano y a seguir el compás de una partitura mediante palmadas o pequeños golpes en la mesa, con el objetivo de acercar la música a niños o adultos sin conocimientos de solfeo.

Así lo ha asegurado la profesora del departamento de Ingeniería de las Comunicaciones de la Universidad de Málaga Ana María Barbancho, una de las creadoras de este peculiar profesor de música llamado Solfabot y desarrollado a partir de un robot comercial de Lego formado por piezas de plástico y una pantalla.

Para dotarlo de conocimientos musicales, se le ha instalado una aplicación informática y un sensor inteligente de notas, ambos desarrollados por el alumno de Ingeniería de Telecomunicación Francisco Jesús Lobo, bajo la dirección de los doctores Ana María e Isabel Barbancho y Andrés Ortiz.

Este nuevo sensor, cuya patente se encuentra en fase de tramitación, supone una "innovación dentro del campo de la robótica", ya que los sensores comerciales sólo detectan la presencia de sonido y no son capaces de extraer las notas musicales de él mientras que éste sí lo puede hacer, ha indicado Francisco Lobo.

En cuanto a la aplicación informática integrada en este pequeño robot de no más de quince centímetros de altura, cuyos ojos son sensores y uno de sus brazos un micrófono, ofrece tres juegos que permiten "seguir las melodías" y "aprender ritmos fáciles de una forma entretenida", ha señalado Ana María Barbancho.

En el ejercicio de entonación, el robot emite el sonido de una nota musical para que el usuario la reproduzca mediante la voz o el piano y acto seguido le indica si lo ha hecho bien o mal mostrando en la pantalla una cara sonriente o triste, respectivamente.

El mismo resultado positivo o negativo se puede obtener en el juego rítmico, donde este simpático músico muestra una partitura sencilla cuyo ritmo debe ser seguido por el alumno con simples palmadas o golpes sobre la mesa.

Por su parte, en la actividad de dictado musical el objetivo es inverso al anterior ya que el robot reproduce una serie de notas que deben identificarse y plasmarse en un papel para luego compararlo con la solución que facilita en la pantalla.

Estas aplicaciones -ha manifestado Barbancho- se diferencian de videojuegos de karaoke del tipo Sing star al estar orientadas al "aprendizaje serio del solfeo, las notas musicales y el ritmo" y no simplemente a "entretener a través del seguimiento de melodías".

El sistema Solfabot ha sido desarrollado dentro del proyecto llamado Técnicas avanzadas de procesado de audio digital aplicadas a la enseñanza musical mediante robots, financiado tanto por el Ministerio de Educación y Ciencia como por la Junta de Andalucía.

Este grupo de investigación trabaja también en el desarrollo de técnicas digitales de transcripción de música polifónica y de reconocimiento de partituras para servicios multimedia, así como en sistemas de reconocimiento óptico de partituras musicales antiguas con finalidad didáctica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios