Solicitan al fiscal una investigación sobre los contagios en el Materno

  • Dos de los bebés ya no precisan el tratamiento antibiótico y todos mejoran

Las reacciones tras conocerse que cuatro bebés ingresados en el Materno se han infectado con una patología contagiosa no se han hecho esperar. Un día después de que el Sindicato de Enfermería (Satse) denunciara la situación, el Defensor del Paciente pidió ayer a la Fiscalía de Málaga que abra "una investigación exhaustiva" sobre lo ocurrido.

En una carta remitida al fiscal jefe, Manuel Villén, la organización reclama que se determine cuántos casos se han producido realmente y qué medidas han fallado para que cuatro recién nacidos se hayan contagiado. Los bebés ingresados en la unidad de Neonatología se infectaron con klebsiella, una bacteria que existe en todos los hospitales, que provoca neumonía y a la que son especialmente vulnerables los prematuros. El Defensor del Paciente recuerda al fiscal que éstos son pacientes "tan frágiles" que hay que poner con ellos un cuidado muy especial "que parece no haber tenido el hospital".

El Materno informó ayer que los pequeños evolucionan favorablemente y que a dos de ellos ya se les ha retirado el tratamiento con antibióticos debido a su mejoría. Por ello, sólo dos continúan aislados. El hospital, en contra de lo que denuncia Satse, asegura que ha seguido los protocolos establecidos en caso de infecciones nosocomiales, que son las originadas en el propio centro.

El sindicato que representa a los enfermeros discrepa con esta afirmación. Su delegado en el Materno, Alfonso Calvo, aseguró ayer que todavía no se les había dado instrucciones por escrito a los ATS sobre qué medidas adoptar para no convertirse en transmisores de la enfermedad. "Las medidas que se están adoptando van muy lentas y por detrás de la situación", criticó.

Calvo apuntó además que de los 64 bebés ingresados, sólo en una veintena de casos existe certeza de que no están contagiados. Esos son los recién nacidos que han sido trasladados a la segunda planta de Pediatría, una zona que estaba cerrada por obras y que fue acondicionada contrarreloj para realizar el traslado. El resto de los pequeños, según Calvo, están pendientes del resultado de los cultivos para confirmar o desacatar que se hayan infectado con la bacteria.

Satse reiteró ayer su denuncia sobre la masificación de la unidad de Neonatología, donde un enfermero tiene que atender entre ocho y once prematuros. Según Calvo, el hospital hizo ayer contratos de una semana "para salir del paso", pero reclamó que de forma permanente se amplíe la plantilla en dos o tres ATS por turno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios