Solo un tercio de las empresas creadas en 2008 han logrado sobrevivir

  • Málaga se ha dejado en la crisis 10.200 compañías, la mayoría de construcción

La crisis ha sido dura y ha arrasado empresas que llevaban muchos años de bagaje, por lo que se ha cebado aún más con compañías que arrancaron justo en el peor momento, con poco mercado y nula financiación. Solo un tercio de las empresas que se crearon en 2008 han conseguido sobrevivir, según se desprende del estudio de demografía de empresas realizado por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (Ieca).

Este organismo establece unas probabilidades de supervivencia tanto en empresas previamente constituidas como en las de nueva creación. En estas últimas, la probabilidad de supervivencia que le otorga en 2014 a las compañías surgidas en 2008 es de solo un 33,7%. De hecho, ha sido tal la dificultad que no sobrepasan el 50% ni siquiera las empresas constituidas en 2011, mientras que le arroja una probabilidad de supervivencia del 60% a las aparecidas en 2012 y del 72% a las que iniciaron su actividad en 2013.

La ratio de supervivencia es similar en los distintos sectores, aunque hay diferencias. En las empresas de actividades sanitarias y servicios sociales hay un índice de supervivencia del 53% en 2014 de las empresas nacidas en 2008, veinte puntos por encima de la media; mientras que en las de suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado alcanza el 47%. También superan el 40% las firmas profesionales, las inmobiliarias, las financieras y de seguros o las de transporte y almacenamiento. Es un porcentaje bajo, pero ya lo quisieran las nuevas empresas de la construcción (cuyo grado de supervivencia entre 2008 y 2014 es de solo el 23%) o de la hostelería (27%).

Si no se cuentan solo las empresas de nueva creación sino la totalidad, el grado de supervivencia aumenta, pero tampoco es para tirar cohetes. Según el instituto de estadística andaluz el año pasado la probabilidad de supervivencia respecto a 2008 era del 50,1%.

La macroeconomía vuelve a respirar, el consumo de los hogares crece por encima del 3% y los economistas son ahora optimistas hasta el punto que han elevado sus previsiones de crecimiento para este año. En el caso concreto de Málaga, Analistas Económicos de Andalucía estima que esta provincia aumentará su Producto Interior Bruto un 3,3% en 2015, cinco décimas más de lo que preveía hace apenas tres meses.

Las empresas están apostando de nuevo por la inversión y las expectativas son favorables, si bien la crisis ha enseñado que hay que andar con pies de plomo, máxime cuando la mayoría de compañías que han logrado superar este difícil examen están aún reparando los destrozos ocasionados en su tesorería, sus relaciones con los proveedores, etcétera. La crisis ha dejado en el camino a 10.200 empresas en Málaga, siendo la mayoría de los afectados de la construcción, un sector que pasó del todo a la nada en apenas cinco años.

Según el directorio de empresas del Ieca, Málaga cerró el pasado 2014 con 107.129 empresas activas, 10.200 menos que en 2008. Es prácticamente el mismo volumen que Sevilla, que cuenta con 107.697, si bien en la provincia hispalense han desaparecido 11.889 compañías en ese periodo de tiempo.

La mayoría de empresas en Málaga están relacionadas con el sector servicios (40.553), seguida del comercio (29.626), la construcción (11.875) y la hostelería (11.796). La crisis ha castigado a todo el mundo, pero ha sido especialmente evidente en la construcción, que ha perdido 5.421 empresas entre 2008 y 2014, la mitad del total. El único sector que tiene ahora más compañías que en 2008 en Málaga es el de la banca y seguros, con 1.771 unidades frente a las 1.591 de seis años atrás. El apartado de información y comunicaciones se ha mantenido.

En toda Andalucía había a finales del año pasado 479.045 empresas, de las cuales 275.531 eran personas físicas y el resto sociedades. El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía y de Málaga, Javier González de Lara, ha repetido por activa y por pasiva que la comunidad necesita muchas más empresas y, sobre todo, que sean de mayor dimensión para poder ser más competitivos tanto a escala nacional como internacional. De ese total de firmas, el 35% tienen diez años o más de vida.

El tamaño es importante a la hora de ganar competitividad y beneficiarse de economías de escala. Y es un déficit en Málaga y en toda la comunidad autónoma. De las 107.129 empresas activas en Málaga, 68.051, el 63,5%, no tiene asalariados y solo 51 firmas, el 0,04%, cuentan con más de 250 trabajadores. Una vez superada la tormenta, toca amarrar bien las velas e intentar crecer todo lo posible en España y, sobre todo, en el exterior. Pero es obvio que no es nada sencillo y la probabilidad de supervivencia lo demuestra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios