Sólo 64 familias han solicitado una adopción desde que se abrió la bolsa

  • La Junta reconoce que las posibilidades en el ámbito nacional son muy bajas

La apertura el pasado 23 de febrero de la nueva bolsa de adopciones nacionales en Andalucía no ha producido, frente a lo que se preveía, un "incremento significativo" del número de familias dispuestas a adoptar a un menor español y, de hecho, solo 197 familias andaluzas, 64 malagueñas, han presentado las solicitudes correspondientes para obtener la declaración de idoneidad previa al acogimiento familiar o la adopción de estos pequeños de nacionalidad española.

Según explicó en una entrevista con Europa Press la directora general de Infancia y Familias de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, Teresa Vega, el motivo de que no se haya producido una "avalancha" de solicitudes es que la Administración ha sido "muy clara y transparente" y siempre ha advertido a los futuros adoptantes de que "el porcentaje mayoritario de niños disponibles para ser adoptados tienen necesidades especiales", es decir, que son mayores de siete años, que tienen alguna enfermedad o discapacidad o que pertenecen a un grupo de hermanos que no se puede separar.

Aún así, 64 familias malagueñas se han mostrado interesadas en adoptar a algún menor de nacionalidad española sin alguna de las mencionadas necesidades específicas. Por provincias, es Málaga la que más nuevas solicitudes ha registrado, con 64, seguida de Sevilla (39), Granada (25), Cádiz (21), Almería (18), Córdoba (11), Huelva (9) y Jaén (6). En 2010, el número de niños españoles que fueron propuestos por la Junta para su adopción fue de 156, de los cuales, solo 64 eran menores de siete años y no tenían necesidades especiales (52 menores de tres años y 12 de entre tres y siete años). Estos pequeños, según insiste Vega, son minoría pero cuya adopción es "casi automática" porque son los "más deseados". Sin embargo, también los más solicitados entre las más de mil familias que esperan poder acoger o adoptar a alguno de ellos, de ahí que las posibilidades sean muchas menos. De los 92 menores restantes que fueron adoptados el pasado año, 53 de ellos constituían grupos de dos, tres y hasta cuatro hermanos, 12 eran mayores de siete años, 26 sufrían algún tipo de enfermedad, discapacidad o trastorno y otros tres habían sido víctimas de abusos sexuales. Con todo, la preferencia generalizada entre los adoptantes de Andalucía y en España sigue siendo la vía internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios