Sorprendidos 20 menores borrachos y con un rifle durante un cumpleaños

  • Un adolescente fue trasladado al Clínico en coma etílico · El Ayuntamiento le ha abierto un expediente sancionador al propietario del bar, que es el padre de uno de los niños

Un grupo de adolescentes se reunió el sábado en el bar del padre de uno de ellos a celebrar un cumpleaños. Pese a que todos -menos uno- eran menores de edad, allí corrió el alcohol. Tanto que uno de los críos, de 17 años, tuvo que ser trasladado al Clínico en coma etílico. Para completar la escena había además un arma -aunque estaba descargada- con la que otro de los menores apuntaba al resto. Y quizás también hubo droga; un hecho que está pendiente de unos análisis. El Ayuntamiento de Málaga ya ha iniciado un expediente sancionador al propietario del establecimiento.

Todo ocurrió del sábado al domingo en un bar de la calle Andrómeda, en la barriada de El Cónsul, en la capital. Sobre las 2:00 parte de los menores -que tenían entre 13 y 17 años- estaban en la puerta del establecimiento gritando y armando jaleo. Cuando llegó la Policía Local, los agentes no salían de su asombro: había diez adolescentes borrachos. Pero fue aún mayor su sorpresa cuando entraron al local. Dentro había otra decena de jóvenes ebrios. "Los menores presentaban síntomas inequívocos de haber consumido bebidas alcohólicas", informó ayer la Policía Local. Uno de ellos, de 16, desde la cocina, apuntaba al resto con un rifle Anschutz, calibre 22, que carecía de munición.

Justamente cuando estaban interviniendo en el lugar los agentes del Grupo de Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac), uno de los chicos perdió la conciencia y cayó desplomado al suelo. Los policías llamaron una ambulancia que evacuó al menor al Hospital Clínico. Allí, la médico de guardia les informó de que el joven sufría una intoxicación etílica. Ante estos hechos, los agentes localizaron a la madre que se personó en el centro sanitario.

Los policías también buscaron al dueño del bar y que es el padre de uno de los críos que participaba en el cumpleaños. José Francisco M. R. -de 56 años, vecino de Málaga y oriundo de Barcelona- dijo a los agentes que le dio permiso a su hijo para organizar allí el festejo.

El hombre también reconoció que era el propietario del rifle. Según dijo a los miembros del Gemac, el arma estaba en el sótano del establecimiento. Sin embargo, no había ninguna medida de seguridad que impidiera que alguien pudiera cogerla. El padre no pudo aportar ningún documento que acreditase que era el propietario del rifle, por lo que los agentes procedieron a su intervención.

Según la información facilitada ayer por la Policía Local, en el suelo del local también se encontraron "varias cápsulas de origen desconocido que pudieran contener algún tipo de droga o sustancia estupefaciente". Los agentes las remitieron al área de Sanidad para su análisis y que pueda determinarse su composición. Los agentes informaron al área de Bienestar Social sobre lo ocurrido al tratarse de menores. Además, el Ayuntamiento ya ha iniciado el correspondiente expediente sancionador al dueño del bar por estos hechos. En el lugar, fueron localizados 21 jóvenes. Sólo uno tenía 18 años. Los demás eran menores. Quince eran chicos y seis, chicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios