Sorpresa y miedo a partes iguales

  • Vecinos tildan de "impresionantes" las imágenes que dejó a su paso el vendaval

"Impresionante", "increíble". Esas eran las palabras que más se escuchadas en la tarde de ayer en Estepona después de que un tornado atravesara el centro del municipio arrasando a su paso árboles, contenedores y vallas publicitarias. Una vecina del municipio, Claudia, contaba cómo le sorprendió cuando estaba en el salón de su casa. "Oímos que empezaba a llover más fuerte y, de repente, el viento apretó, se cayeron las macetas del vecino de arriba y una de mis jardineras, que estaba anclada en la pared, salió volando en círculos por el patio". Mayor fue el susto que se llevaron los trabajadores de una gasolinera de la avenida litoral. Según explicaron, "una de las chapas de la obra salió volando y cruzó a la acera contraria. Si llega a haber alguien aquí, lo mata".

En el circo instalado junto al Palacio de Congresos también se vivieron momentos de tensión cuando a mitad de la sesión de las 17:00 el viento arrancó parte de la carpa de acceso. El público fue desalojado e inmediatamente se iniciaron los trabajos de desmontaje. En este caso, se produjo una herida leve que fue atendida por la ambulancia. Todo sucedió tan rápido que a las 18:30 todavía había personas que se acercaban al circo para asistir a la sesión de las 19:00 y se quedaban asombrados con lo que veían. Los propios bomberos no daban abasto. "Lo que haya sido ha pasado por la puerta del parque. Yo creía que iba a arrancar la puerta", confesaba uno de los efectivos.

Algo similar le pasó a Ana, quien desde su ático veía que el contenedor de vidrio cruzaba toda la calle "como si fuera de papel mientras empezaba a granizar, aunque duró poco más de cinco minutos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios