Termina un año hidrológico más lluvioso, pero por debajo de la media

  • Aunque ha llovido más que el año pasado en la mayoría de la provincia, la Junta aún no se atreve a dar por acabada la sequía · Los pantanos tienen el doble de agua

Después de cuatro años hidrológicos en los que la sequía había sido la clara protagonista, ayer terminó el primero en el que las precipitaciones se han mantenido en niveles más parecidos a la media de un año normal. Aún así, no ha llovido de forma proporcional en toda la provincia de Málaga. Mientras en el entorno de la capital (419 litros acumulados por metro cuadrado), la comarca de la Axarquía (472 litros por metro cuadrado en La Viñuela) y la zona norte (590 litros en El Torcal) sí se han superado las estadísticas del anterior año hidrológico, en la Costa del Sol occidental (622 litros en la Concepción) y la Serranía de Ronda (611 litros) la lluvia caída desde el pasado 1 de octubre hasta ayer ha sido inferior a la del año anterior.

Aunque la sensación generalizada es que las precipitaciones se han recuperado tras cuatro años consecutivos de caída, la realidad es que hay casos como el de Los Reales de Estepona -la zona de la provincia con la mayor media histórica de lluvia- donde llovió casi un 20% menos en comparación con el año hidrológico anterior considerado uno de los más secos que se recuerdan.

Los datos obligan tanto a la Junta de Andalucía como a los expertos en la materia a mantenerse cautos a la hora de dar por zanjado el ciclo seco que ha predominado en los últimos cuatros años. "No hay ningún indicador que marque un cambio de tendencia y habrá que esperar a ver cómo se comporta este año hidrológico para empezar a hablar de recuperación", según José Damián Ruiz Sinoga, profesor titular de Geografía Física de la Universidad de Málaga.

Ni siquiera se puede considerar, en su opinión, que el año hidrológico 2008-2009 se califique de húmedo cuando los datos confirman que en general las lluvias han estado por debajo de la media en prácticamente toda la provincia.

La delegada provincial de Medio Ambiente, Remedios Martel, también coincidió en que a pesar de que el nuevo año hidrológico "lo afrontamos en mejores condiciones no podemos bajar la guardia".

Donde sí se ha notado esta mejoría del balance pluviométrico ha sido en el volumen embalsado de los pantanos malagueños. En este año han ganado casi 132 hectómetros cúbicos y en estos momentos almacenan el doble de las reservas hídricas de hace justo un año, es decir, se encuentran al 40,3% de su capacidad.

Los embalses del Guadalhorce son los que más se han recuperado después de cuatro años secos y tienen hasta cuatro veces más agua que el año pasado. También ha mejorado notablemente el volumen embalsado de La Viñuela que estuvo a punto de ser declarado embalse muerto. Y eso a pesar de que la Agencia Andaluza del Agua autorizó a mediados de mayo el riego en los cultivos de ambas zonas y que se prolongó hasta ayer.

Sin embargo, el pantano de La Concepción, que abastece a la Costa del Sol occidental, tiene menos agua este año que el anterior, lo cual coincide con el hecho de que en esa zona de la provincia ha llovido menos.

A pesar de que las restricciones que marcaba el decreto de sequía se suavizaron en febrero a raíz de las abundantes lluvias del pasado invierno, la delegada provincial de Medio Ambiente anunció que en la segunda quincena de octubre se convocarán todos los comités de gestión para valorar la situación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios