Municipal Ideas originales para mejorar un negocio

¿Al Thyssen o al Picasso?

  • Una comerciante coloca junto a su negocio señales para informar a los visitantes de la dirección de los dos museos y entre las que incluye la localización de su tienda

El nivel de ingenio que algunos comerciantes emplean para atraer a los clientes no deja de sorprender. Lastrada por tener su local escondido en el interior de un pequeño callejón del centro histórico, Laura Santos, propietaria de la tienda de artesanía La Recova, aprovechó la reciente inauguración del Museo Thyssen para potenciar los encantos de su negocio. Lejos de entregar miles de octavillas por el casco urbano informando de las maravillas de sus productos, la joven optó por hacer algo tan sencillo como colocar una rudimentaria pero efectiva señalización en la que, de un lado, le recuerda al turista de turno por dónde ir si quiere llegar al Thyssen o al Picasso, y de otro, le indica que su local está justo al lado.

"Al tiempo que puedo ayudar a la gente, me ayudo a mí misma", explica Laura cuando se le pregunta por el motivo de tan sorprendente iniciativa. Su local se encuentra en la calle San Juan, aunque en el interior de un callejón que impide que su presencia sea percibida a primera vista. A eso se suma, ironiza Laura, la localización en el otro lateral de los almacenes Félix Sáenz, "que tiene cosas tan llamativas que hace que la gente no mire para el otro lado". No es de extrañar, porque en su escaparate se observan grandes figuras de leones o una recreación en escultura de El Beso, de Gustav Klint.

Algunos vecinos indicaron que las señales estuvieron motivadas en el hartazgo que, según creían, tenía la comerciante ante por la reiterada llegada de turistas despistados que entraban a su tienda preguntando '¿Cómo se llega al Thyssen?'. Una versión que es corregida por Laura Santos. "Es verdad que ha habido gente que ha venido a preguntar, porque cuando llegan a la plaza no saben muy bien por dónde ir, pero esa no es la única razón". "Aprovecho para que la gente sepa dónde estoy", precisa.

No obstante, confiesa que por el momento la acción no es que esté llenando la tienda. "Puse las señales uno o dos días después de que abriesen el Thyssen, pero de momento no es que venga mucha gente a comprar". A pesar de ello, no se queja. Abrió su tienda de artesanía hace ahora casi cinco meses y, por lo que dice, "no van demasiado mal las cosas". Es época, en cualquier caso, de, como dice, "seguir inventando cosas".

Para el PSOE, lo ocurrido con esta empresaria pone de manifiesto el problema de señalización que existe, particularmente, en el centro histórico, defecto que, a juicio de la concejal socialista Carmen Acosta es extensible al resto de la urbe. "Los problemas de señalización se mantienen, sin que haya ninguna respuesta por parte del equipo de gobierno", apostilló la edil, que recordó que en estos cuatro años de mandato han sido varias las mociones presentadas por su formación al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios