Tiroteo en Vialia y una detenida en una operación antidroga

  • La arrestada es una mujer que supuestamente esperaba que la recogiera su contacto

Los taxistas que esperan viajeros en frente de Vialia se llevaron ayer por la tarde un soberano sobresalto. Sobre las 19:15 se produjo un tiroteo justamente delante de sus vehículos en una operación antidroga de la Guardia Civil. Según indicaron varios de estos trabajadores, una mujer fue detenida y uno de los agentes hizo "cuatro o cinco" disparos para intentar que no huyera su compinche, que finalmente se dio a la fuga.

"A la mujer la pusieron contra el suelo con una rodilla en la espalda y le dijeron que quedaba detenida por posesión de drogas", relató uno de los taxistas. Según los testigos, la arrestada estaba esperando a que alguien la recogiera en la zona donde se aparcan vehículos privados, junto a los taxis. "La secreta [de la Guardia Civil] estaba acechándola y por lo visto querían coger también a su contacto", dijo otro taxista. Era una operación antidroga que comenzó en Ciudad Real, según fuentes del Instituto Armado.

Cuando llegó su contacto y los guardias civiles procedían a la detención de ambos, su cómplice se percató de que habían sido descubiertos y emprendió la huida en su coche. Fuentes de la Benemérita indicaron que los agentes hicieron "un par de disparos intimidatorios" para evitar su huida y porque el conductor que venía a recoger a la arrestada intentó atropellar al guardia civil que le cortaba el paso. Los taxistas indicaron que el vehículo en el que huyó "llevaba impactos de bala en los cristales". Según fuentes citadas por Efe, no se registraron heridos.

La mujer detenida es extranjera, de acuerdo a la información facilitada por la agencia de noticias. Después de su arresto, fue trasladada por la Policía Local a dependencias de la Comandancia.

Tras producirse los hechos, acudieron al lugar varias dotaciones de la Policía Nacional que acordonaron la zona en la que se produjeron la detención y los disparos; justamente entre uno de los torreones de Renfe que están delante de la puerta principal de la estación María Zambrano -el que se ubica más próximo a la calle Mendívil- y la zona en la que van rotando los taxímetros.

Una taxista aseguró que los disparos los hizo solo un agente de la Guardia Civil que iba de paisano y que el presunto cómplice no devolvió los tiros, sino que huyó a todo correr. Anoche, los agentes buscaban los casquillos por el suelo y los taxistas señalaban uno de los impactos en la estructura de los torreones. Sobre las 20:30, la zona empezó a recobrar la normalidad, aunque algunos agentes de la Policía Nacional continuaban apostados allí, vigilando la zona acordonada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios