De la Torre prepara otra batida de obras en los barrios antes de las municipales

  • Conde admite que ya se trabaja en un plan de inversiones que podría rondar los 40 millones

Carlos Conde y Rafael Sequira, ayer, en rueda de prensa. Carlos Conde y Rafael Sequira, ayer, en rueda de prensa.

Carlos Conde y Rafael Sequira, ayer, en rueda de prensa.

Comentarios 1

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga trabaja ya en el diseño de un programa de actuación que permitirá desembarcar con cerca de 40 millones en inversiones directas sobre los barrios y distritos de la capital de la Costa del Sol en los meses previos a las próximas elecciones municipales, contempladas para junio de 2019. Este importante desembolso económico por parte del Consistorio es independiente de las cuentas ordinarias en las que está trabajando desde hace meses el Ejecutivo local y que, de cumplirse las últimas previsiones, podrían estar listas para entrar en vigor a lo largo del próximo mes de mayo.

El concejal de Economía y Hacienda, Carlos Conde, confirmó ayer la disposición de la Administración local de impulsar antes de finalizar el presente ejercicio un paquete de inversiones financieramente sostenibles (IFS) semejante "o algo superior" al ya puesto en marcha este años con cargo al remanente de tesorería del presupuesto de 2016. En el caso concreto del ejercicio próximo, Conde expuso que ello será posible tras haber cerrado el ejercicio presupuestario de 2017 con un remanente positivo algo superior a los 127 millones (fruto de mayores ingresos de los inicialmente previstos, bajas en los contratos realizados...).

Si bien el edil del PP admitió que aún habrá que esperar algunos meses antes de poder disponer de la base real sobre la que fijar la cantidad final de ese plan en los barrios, se atrevió a predecir que el mismo será muy parecido al actual, que supera los 37 millones de euros de beneficio directo sobre los distritos, con unas 150 intervenciones sobre el terreno. Y si bien las cuantías de estas inversiones son de un calado menor, la realidad es que se trata de intervenciones sobre algunos de los aspectos más demandados por los vecinos, caso de acerados, reurbanizaciones de calles...

"Ya estamos abordando esas posibles inversiones financieramente sostenibles", dijo Conde, quien confió en que "en mes o mes y medio" puedan quedar analizadas. La disposición de parte del remanente anual para inversiones tiene luz verde del Gobierno central, que en un reciente decreto de la pasada semana ha ampliado el número de supuestos a los que se pueden emplear estos fondos.

La única obligación que pesa sobre esta línea de acción es que el Ayuntamiento tendrá que tener lista la documentación para poder disponer la licitación de los trabajos antes del 31 de diciembre de 2018, pudiendo ejecutar materialmente los proyectos a lo largo de todo 2019. El propio edil de Economía admitió que dado el plazo que suele manejarse para estas intervenciones, es factible que buena parte de las mismas esté en desarrollo antes de mediados de 2019. Todo ello, en cualquier caso, vendrá a ser complemento al capítulo de inversiones al que finalmente dé forma el Ejecutivo local de acuerdo con su socio de investidura, Ciudadanos, cuyo voto será clave para que el documento pueda salir adelante en el Pleno. Sobre los tiempos, Conde apuntó su intención de "a lo largo de esta semana y la que viene" cerrar el acuerdo con la formación naranja, cuyas 65 propuestas de acción ya han recibido respuesta positiva. "Quedarían flecos, la letra pequeña", insistió el edil, quien apeló a la "relación de confianza" que se mantiene entre ambas formaciones desde el inicio del mandato para que Ciudadanos avale el presupuesto.

Con todo, un posible calendario situaría a mediados de abril el Pleno de aprobación inicial del documento, dando paso a un periodo de alegaciones de 15 días hábiles. A partir de ahí, y a la espera de que haya sugerencias ciudadanas y sean contestadas las mismas, mayo será el mes de la aprobación definitiva. Ello supondrá un retraso de un mes respecto a lo sucedido con las cuentas de 2017.

Sobre cantidades concretas, Conde eludió aportar datos, pero sí señaló que la tendencia será muy semejante al año pasado. Sí apuntó la posibilidad de que a lo largo del año pueda acabar incorporándose ingresos que no serán inicialmente presupuestados procedentes de convenios urbanísticos como el de Moneo (la adenda pactada, pendiente de firma, fija la aportación por parte de Promociones Braser de dos millones) y de Sánchez Blanca (otra adenda que tendrá que firmarse con Unicaja Banco).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios