De la Torre prevé invertir poco más de 92 euros por habitante en 2014

  • La partida para inversiones en el presupuesto municipal se eleva a 52,5 millones, un 4,4% más Al capítulo de Personal se destinan 292,1 millones, 4,4 millones más

Más de lo mismo. La incapacidad real del equipo de gobierno del PP para transformar la realidad económica que marca el día a día del Ayuntamiento de Málaga (como el del resto de administraciones públicas) hace del presupuesto municipal para 2014 un documento continuista hasta el extremo. Y de ello dejó ayer constancia en sus explicaciones el alcalde, Francisco de la Torre, que afirmó las previsiones diseñadas para el año próximo son "verdad" y fruto de una labor que casi equiparó con "un milagro".

Una acción casi divina que apenas supone un incremento leve del capítulo de inversiones, que alcanza los 52,5 millones de euros (2 millones más que en 2013) , un 4,4% más. Si bien ello no implica que en la literatura del documento se incorpore una sola propuesta de nuevo cuño a tener en consideración.

La planificación apenas prevé otra cosa que impulsar los proyectos asumidos durante años por el Ejecutivo municipal, caso del edificio cultural del puerto y habilitar los terrenos del antiguo campamento Benítez en el parque, los dos proyectos clave del presente mandato. Además, se dará contenido a las instalaciones de Tabacalera tras el fiasco de Art Natura. Nada del futuro Astoria y Victoria ni del bulevar, proyecto estrella del alcalde que recibe cero euros para el ejercicio que viene ante la no disponibilidad de suelos sobre los que intervenir.

Con los números en la mano, lo que prevé invertir el Ayuntamiento son 92,6 euros por habitante. A excepción de la presente anualidad, no se recuerda un año en el que este parámetro estuviese tan bajo. Como ejemplo basta con observar cómo en 1995, cuando el PP alcanzó la Alcaldía, la Casona del Parque manejaba 54,2 millones de inversión, y en 2000, cuando asumió la vara de mando De la Torre la cifra era de 153 millones. Tomando como referencia el montante consolidado previsto para 2014, que es de 690 millones, el apartado de inversiones supone el 7,5% del gasto. Y ello a pesar de que la tradicional fuente de ingresos procedente del urbanismo resucita este año que viene, con 11,6 millones de euros. El dinero, principalmente, procederá del pago del convenio de Martiricos.

La Gerencia de Urbanismo es el organismo que tendrá en sus manos más dinero, con 25,3 millones. Llama la atención, no obstante, que el concepto que mayor reserva tiene, con casi 4 millones, es la de expropiación de suelos, a los que añadir otros 3,3 millones para seguir pagando las liquidaciones del soterramiento del AVE. La Empresa Municipal de Aguas (Emasa) dispone de 8,5 millones (2,3 para redes de abastecimiento y saneamiento, y otros 2,3 para contadores); Vivienda, 4,6 millones, casi 1,5 para la promoción de 33 pisos en la calle Nosquera; la EMT, 1,9 millones; Movilidad, 1,5 millones (1 millón para carriles bici), y la Sociedad Municipal de Aparcamientos, otrora una de las joyas de la corona, 1,4 millones.

A pesar de esta realidad objetiva, el regidor incidió en que se trata de los mejores presupuestos "posibles", valorando el que las mismas se materializan en un escenario de crisis y con una "moderada política fiscal". Incluso, hizo hincapié en la apuesta que se hace por los distritos, ya que las juntas de los mismos dispondrán en 2014 de 3 millones para usarlos de manera directa, sin incluir en los mismos los dos millones que Urbanismo empleará en un plan de asfaltado o los 1,4 de obras de urbanización.

De la Torre, en la línea del mensaje de los años de carestía, volvió a vender el gasto como inversión. En este sentido, la información municipal enfatiza que el mantenimiento de los servicios municipales requiere de 366,8 millones, siendo la seguridad la faceta más cara, con 78,3 millones. No obstante, según los datos facilitados, las tareas propias de la empresa Limasa suman del orden de 85,9 millones de euros.

"El presupuesto cumple los objetivos de garantizar los servicios públicos de calidad; contribuir a a la reactivación económica mediante el fomento de la generación de empleo, el apoyo a empresas y emprendedores y atender a los colectivos más vulnerables", incidió. En su interpretación del documento, subrayó la apuesta por el gasto social, con 58,4 millones (un 5,5% más), garantizándose fondos para apoyar a las familias y colectivos en situación más delicada, la atención a la dependencia, la promoción de viviendas sociales y las ayudas al pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Para hacer frente a todos estos conceptos en materia de gastos, incluido el capítulo de Personal, que cuenta con 292 millones (4,4 millones más), el equipo de gobierno del PP espera recaudar 692 millones. La principal fuente procede de los impuestos directos, con 213,8 millones, y dentro de los mismos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), con 119 millones. Sin embargo, el alcalde destacó que esta cifra apenas supone una subida del 2,5% sobre 2013 y que el incremento proyectado en los tributos se prevé mediante la Plusvalía, que crece un 20% en recaudación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios