De la Torre resucita la pugna por el Metro en la antesala de las andaluzas

  • Cree electoralista que la Junta licite el tramo final del suburbano a dos meses de los comicios y admite dudas sobre su financiación

Comentarios 3

La obra del Metro de Málaga vuelve a asomarse en el presente escenario preelectoral como elemento de confrontación entre el Ayuntamiento de la ciudad y la Junta de Andalucía. Apenas un día después de que el presidente de la Administración regional, José Antonio Griñán, oficializase la intención de licitar antes de finales de febrero del tramo final del suburbano (Guadalmedina-Malagueta), el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, salió al paso para criticar por oportunista esta determinación, al tener lugar apenas dos meses antes de los comicios regionales.

"Me ha sorprendido que la Junta haya dilatado mucho ese proceso de licitación, porque llevamos hablando del mismo desde hace más de un año", dijo el regidor al ser preguntado por los periodistas. De la Torre recordó los continuos retrasos que ha sufrido la apertura del concurso para adjudicar los casi 1,8 kilómetros de trazado que recorrerán la Alameda Principal y el Paseo del Parque hasta culminar en la estación término de La Malagueta, motivo por el que dudó de las razones que han llevado al Gobierno andaluz a anunciar ahora este procedimiento. Un asunto en el que fue claro. "Da la impresión de que se trata de decir, aunque sea in extremis, 'hemos cumplido'", manifestó el alcalde, para el que los responsables autonómico buscan con ello aprovechar la posible "rentabilidad" que este anuncio trae consigo, dejando "los problemas grandes" de la ejecución de este tramo a los que asuman la gestión tras los comicios del 25 de marzo próximo. "Que los lidien otros", apostilló.

Las muchas dudas que admitió tener De la Torre no se limitaron al proyecto constructivo, a los desvíos de tráfico, a la situación de los depósitos donde irán los lodos extraídos a lo largo de la obra, al efecto que los muros pantalla tendrán sobre el freático de la Alameda y el Parque, sino que incorporó la financiación de esta pieza final del suburbano. Sin afirmarlo rotundamente, sí dejó sobre la mesa su sospecha acerca de si esta obra, valorada en unos 115 millones de euros (sin IVA) tiene o no consignación presupuestaria por parte del Gobierno andaluz.

"No conocemos el presupuesto de 2012, si hay o no partida para este tema", insistió, al tiempo que se preguntó si la fórmula de colaboración público-privada en la que la Consejería de Obras Públicas sustenta esta parte del proyecto supone que la empresa adjudicataria no cobre hasta terminar la obra y en plazos. El gran interrogante surgió cuando, preguntado por si cree que el nuevo gobierno surgido de las urnas (que esperó sea el PP), podría poner en duda el avance de la obra, dijo: "Lo dirá la realidad económica presupuestaria de la Junta de Andalucía, que no sé cuál es". "Pero, ¿entendería que no se pueda acometer este tramo por problemas económicos?". "Deseo que se aborde, que se haga y se culmine, lo que no sé es si esta decisión está estudiada o es una decisión de gesto político, porque vienen las elecciones y luego el que venga detrás que arree y resuelva la papeleta", respondió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios