De la Torre se sale con la suya

  • El alcalde de Málaga se ha hecho fuerte frente a su partido y repetirá en 2019

  • Ha decidido escuchar a quienes le ven como garantía para mantener la Alcaldía

Francisco de la Torre, ayer ante la prensa, cuando anunció que volverá a encabezar la candidatura del PP en la capital. Francisco de la Torre, ayer ante la prensa, cuando anunció que volverá a encabezar la candidatura del PP en la capital.

Francisco de la Torre, ayer ante la prensa, cuando anunció que volverá a encabezar la candidatura del PP en la capital. / javier albiñana

Francisco de la Torre quería seguir al frente de la Alcaldía de Málaga y de momento ha conseguido continuar como candidato. Ayer dejó claro a su partido que se irá cuando lo decida o cuando las fuerzas dejen de acompañarlo, que los 76 años que habrá cumplido cuando se presente por quinta vez consecutiva como cabeza de cartel electoral por el PP en junio de 2019 no serán una rémora, sino más bien un aval para poder seguir gobernado la ciudad, ahora que las encuestas vaticinan un retroceso de los populares en Andalucía.

Francisco de la Torre convocó a los periodistas con una hora de antelación en los jardines de Pedro Luis Alonso, junto a la "simbólica" estatua del Cenachero y con el edificio del Ayuntamiento al fondo para decir que volverá a ser el candidato, que aceptaba la oferta que el partido hizo en público justo un mes antes y que espera seguir contando con el respaldo de los ciudadanos a tenor del "satisfactorio" balance de su gestión de los últimos años.

Pocos en su entorno conocían su decisión, máxime cuando el fin de semana aseguraba estar a medio camino entre aceptar o retirarse. El domingo por la noche habló con el presidente del partido y de la Diputación, Elías Bendodo, el hombre que aspiraba a sustituirlo y que ahora deberá esperar su turno.

Las razones últimas de esta decisión se desconocen, pero De la Torre avanzó ayer que el argumento de mayor peso para volver a presentarse es "el amor a Málaga", la "ilusión de ver culminados" sus proyectos y la posibilidad de poner en marcha otros nuevos. "Me siento muy bien, con fuerzas, con ambición y capacidad de abordar esta legislatura próxima si los malagueños nos conceden la confianza para ello", dijo.

De la Torre negó que las encuestas hayan tenido que ver con su decisión, si bien él mismo reconoció nada más conocer la oferta del partido que su posición personal era no continuar al frente de la candidatura, aunque estaba dispuesto a seguir otro mandato "si es necesario, si entienden que mi aportación es necesaria, si los datos demuestran ese aporte".

Ayer precisó que no conoce encuestas sobre nombres concretos de aspirantes del PP y dijo que en su decisión "no ha pesado la situación de otros partidos", en referencia al avance de Ciudadanos, su actual socio de gobierno. Pero dejó caer que en su formación quizás haya pesado el cálculo electoral cuando se le ofreció hace un mes seguir al frente de la candidatura, una petición que a su juicio "está hecha con fundamento y rigor, no por capricho".

En su entorno familiar le habían asegurado a De la Torre que "lo mejor para él era retirarse", que "nadie es imprescindible", y la ex alcaldesa Celia Villalobos también le había sugerido "una retirada a tiempo". Sin embargo, De la Torre ha decidido escuchar a quienes le han animado a intentar una nueva victoria para su partido, el PP, que lleva gobernando la ciudad de forma ininterrumpida desde 1995, aunque ya en las elecciones del 2015 perdió la mayoría absoluta que había logrado en anteriores consultas, con De la Torre de candidato. Málaga es además la mayor ciudad del país en manos del partido.

El regidor no fue muy rotundo cuando se le preguntó ayer si seguirá los cuatro años en el Ayuntamiento, tanto si repite al frente del gobierno como si debe pasar a ocupar los bancos de la oposición. "Mi voluntad es de dedicación plena y estar el máximo de tiempo. ¿Eso es agotarlo? Interprétenlo así si quieren", dijo a los periodistas, y añadió que su compromiso era "para todo" en caso de perder la Alcaldía. "Me siento muy bien, hago jornadas fuertes y duras y me veo con la capacidad de seguir haciéndolo", señaló respecto a los que ponen en cuestión su elevada edad para presentarse -cumplirá mandato con 80 años- una elección más.

La indecisión de De la Torre y el debate sobre si continuaba o no como candidato se inició al poco tiempo de revalidar la Alcaldía hace tres años, pero se había intensificado en las últimas semanas, cuando el alcalde retó a la dirección del PP a tomar una decisión. Como en 2015, en esta ocasión el partido ha vuelto a pedirle que se presente y el regidor se ha tomado su tiempo en dar una respuesta. Y ha vuelto a ser afirmativa.

De la Torre no ha ocultado en este tiempo las diferencias que mantiene con Bendodo y la dirección regional a cuenta de la sucesión en la Alcaldía malagueña. Criticó abiertamente que el partido situara a Bendodo como número dos en la lista electoral porque ello podía interpretarse como una invitación a abandonar el cargo antes de tiempo. También rechazó la propuesta del PP de figurar como número uno en las elecciones al Congreso, lo que implicaba también su abandono. A lo largo de estos meses, su posición de que "lo normal es que no me presente" fue cambiando y dejó la puerta abierta a continuar una elección más.

Su última promesa es que se daba un mes de plazo para responder al partido y ese plazo concluía mañana. En la dirección del PP se acogió ayer con satisfacción su respuesta y fuentes internas aseguraron que una negativa habría provocado a estas alturas un fuerte malestar interno. Sobre todo porque en algunos sectores del PP ya se calcula que un año para unas elecciones locales es poco tiempo para preparar con garantías un candidato. Y los populares ya estuvieron hace tres años a punto de perder el gobierno local, que mantienen gracias al respaldo de Ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios