De la Torre ve "inadmisible" la acusación de Griñán

  • Gámez acusa al alcalde de "actitud infantil" y pide explicaciones

Las relaciones entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento continúan sin endulzarse. Más bien todo lo contrario. De hecho, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, calificó ayer de "inadmisible" las declaraciones del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, en las que acusaba al Ayuntamiento de endeudarse mientras que el PSOE realizaba "las grandes obras de Málaga". No obstante, en este punto, el regidor aseguró que el Consistorio ha hecho "muchas cosas que no nos corresponden a nosotros, sino a la Junta".

El alcalde tachó de "absurda" la prohibición a los ayuntamientos de pedir créditos y endeudarse a partir de 2011, ya que consideró que "no es el indicador clave" para conocer su estado financiero. En el caso de Málaga, la deuda asciende a unos 700 millones de euros, un 90% de sus ingresos, un porcentaje que De la Torre insistió que se encontraba "dentro de la legalidad".

Por este motivo, el alcalde acusó al Gobierno de tener "una intencionalidad política muy clara" en este asunto, "simplificándolo de una manera absurda para crear problemas y dar una imagen negativa de los ayuntamientos". Así, De la Torre pidió que se dé "libertad a los bancos", ya que reconoció la necesidad de Málaga de disponer de ese dinero. "Si se mantiene este planteamiento, no será bueno para la ciudad, porque seguramente necesitemos peticiones amplias de crédito".

Sólo unos minutos después de que el alcalde realizara estas declaraciones, la delegada del gobierno de la Junta en Málaga, María Gámez, recriminaba a De la Torre "tener una actitud muy infantil" por "culpar permanentemente a la Junta de un endeudamiento que es propio" y que sitúa a Málaga como "el ayuntamiento con más endeudamiento de Andalucía y el segundo de España más endeudado por habitante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios