Trabajadores de Limasa amenazan con la huelga ante el recorte salarial

  • Hoy inician las primeras medidas de presión con una concentración en el centro · Reclaman a la parte privada y al Ayuntamiento un cambio en los planteamientos

Comentarios 1

Los trabajadores de Limasa tensan la cuerda. Tras denunciar la decisión de la parte privada de la empresa, de la que también forma parte el Ayuntamiento de Málaga, de imponer la congelación del convenio colectivo firmado hace dos años, los empleados de la sociedad mixta inician hoy las primeras medidas de presión. Y lo hacen con una concentración en la Plaza de la Constitución, preludio, de lo que puede llegar a ser una nueva huelga.

El presidente del comité de empresa, Francisco José Morales, fue claro ayer al dejar abierta la puerta a esta opción drástica, si bien insistió en la disposición de los trabajadores en negociar alternativas al paro. "Si vemos que nos toman el pelo iremos a la huelga", advirtió, que añadió: "Si estos señores se lo quieren llevar a costa de nuestros salarios por su puesto que iremos a la huelga". Un mensaje que retrotrae la memoria de los malagueños al paro de 2001, cuando coincidiendo con la Feria de agosto la protesta de estos operarios llenó de basura las calles de la ciudad.

Lo que parecen tener claro los trabajadores es que no aceptarán sentarse a la mesa para tratar el asunto mientras la parte privada asuma su disposición a variar la posición que mantiene en los últimos días. Aluden con ello a la determinación de congelar la subida salarial contemplada para 2012 y que se corresponde con el IPC. Incluso, según Morales los empleados renuncian a parte de lo que les corresponde, al objeto de ahorrar a la sociedad del orden de 3,2 millones de euros en salarios, algo que parece insuficiente a la parte privada, integrada por FCC y Urbaser.

"Mañana [por hoy] le diremos al Ayuntamiento: 'Aquí está Limasa'", apostilló el representante sindical, que criticó que el Ayuntamiento no esté mostrando el "tacto" con los trabajadores que sí tiene con sus socios empresariales. "Les ha dado una semana para que presenten su propuesta; aquí estamos para soportar el silencio", dijo.

Más allá del conflicto salarial, Morales aludió a que la firma han procedido a aplicar en la nómina de enero de varios empleados recortes de 2011, caso de bajas por enfermedad o por otros conceptos. "Hay un maquinista que el mes pasado cobró sólo 40 euros; le habían quitado unos 900 porque estuvo buena parte del año pasado de baja", explicó. "Parece que quieren sacar dinero de cualquier modo", insistió el representante de los trabajadores, que aludió también a los "privilegios" que el equipo de gobierno del PP permite a las dos empresas que explotan el servicio. Este periódico quiso conocer la posición de la parte privada, que posee el 51% de la sociedad, y del Ayuntamiento, sin que eso fuese posible. Todo apunta a que habrá que esperar al martes próximo para conocer si hay o no modificación en los planteamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios