Trabajar en el Pompidou y el Museo Ruso por 5 euros la hora

  • Los 52 auxiliares de sala y recepción perciben 660 euros brutos al mes De la Torre elude cualquier responsabilidad

Comentarios 4

Las dos nuevas joyas culturales con las que el alcalde, Francisco de la Torre, ha buscado poner el broche de oro al presente mandato, el Centro Pompidou y el Museo Estatal de Arte Ruso, esconden una realidad menos lustrosa. Los salarios que perciben los 52 trabajadores contratados para desempeñar servicios de auxiliares de sala y auxiliares de recepción en estos dos equipamientos apenas alcanzan los 660 euros brutos mensuales, incluyendo las pagas extraordinarias prorrateadas. Ello se traduce en 5 euros brutos la hora, según confirmaron fuentes de la empresa matriz de la adjudicataria del servicio, Addeco.

Estos detalles contrastan de manera más que evidente con los números que rodean el funcionamiento de los dos museos, cuyos costes de mantenimiento y explotación se traducen en unos 8 millones anuales. En este escenario, la posición adoptada por el alcalde, Francisco de la Torre, fue ayer la de eludir cualquier responsabilidad. "Está por encima del salario mínimo interprofesional", expuso una fuente oficial de la compañía, que precisó que estos empleados tienen una relación contractual de seis días a la semana, lo que supone unas 132 horas mensuales.

Sin embargo, se tratan condiciones ciertamente precarias si se tienen en cuenta las exigencias que se demanda del personal finalmente seleccionado para desempeñar estas funciones. Los detalles aportados por la empresa no coinciden plenamente con los criterios marcados en el pliego que marcó las condiciones de adjudicación del servicio de gestión de visitantes a estos espacios expositivos.

"Se les pedía por lo menos el conocimiento del inglés, pero en ningún caso, excepto una de esas personas, se que supiesen ruso o chino o que tengan determinadas carreras", expusieron desde la firma. Por el contrario, el pliego marca como elementos mínimos que el personal tenga "nivel cultural alto; alta motivación y esmerada corrección en el trato con los visitantes; conocimientos de al menos dos idiomas foráneos, uno de los cuales será necesariamente inglés; se valorará especialmente los estudios relacionados con el turismo, la historia del arte, las bellas artes o disciplinas afines".

Este mismo pliego desglosaba el personal mínimo necesario para realizar estas tareas. En este sentido, fijaba una plantilla de 10 vigilantes informadores de sala para cada uno de los centros culturales, a los que añadir tres recepcionistas-cajeros. En ambos casos, con una jornada de 11 horas diarias en días de apertura. El proceder de Adecco ha sido duplicar el personal a costa de rebajar a la mitad su presencia en los museos y repartir a la mitad el salario planteado. Por ello, 52 empleados, cada uno de ellos con una jornada de 5,5 horas. La mayor parte de esta plantilla tiene contrato de formación, según la empresa.

Ante esta realidad, De la Torre incidió en que se trata de un servicio que no depende "directamente del Ayuntamiento, sino que de una empresa externa". Ello a pesar de que es una agencia pública dependiente del Ayuntamiento la responsable de sacar a concurso y contratar este servicio. Incluso, a modo comparativo dio a entender que lo que ocurre en el Pompidou y el Museo Ruso será semejante a la situación en otros espacios como el Museo Picasso de Málaga o el Prado de Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios