Tradición y competición en el puerto

  • La travesía a nado, que celebró ayer su 51ª edición, contó con 621 participantes · Los ganadores en las categorías absolutas masculinas y femeninas fueron Alfonso Wucherpfening y María Peláez

El cielo nublado con el que despertaba ayer Málaga no impidió que la ciudad fuera testigo de una de las actividades deportivas más longevas que sirven como símbolos de identidad a la antesala de la Feria de Málaga. La tradición deportiva y marinera se unían un año más en la travesía a nado, que cumplía su 51ª edición, y en la Regata de Jábegas, que ya tiene 49 años de historia a sus espaldas. El dique adosado de levante del puerto de Málaga fue el lugar escogido para desarrollar ambas competiciones. A las 11:00 ya estaba todo listo en el puerto para que diera comienzo la primera de las actividades, la travesía a nado. Todos los participantes perseguían los mismos objetivos, conseguir uno de los primeros puestos en la clasificación de los 1.000 metros a nado, o pasar un buen rato haciendo deporte en el mar.

Este año la travesía tuvo con una participación que batió récords. Más de 800 personas inscritas en el concurso que se quedaron en 621 participantes, casi el doble que el año pasado. En este sentido la olímpica María Peláez explicó que “la travesía está mejor organizada, cuenta con más gente porque se enteran de que existe”. Por primera vez en la historia del campeonato, todas las categorías juntas transformadas en un único grupo se lanzaron al agua a través de toboganes y comenzaron a nadar con toda sus energías cuando escucharon un tiro al aire que marcó la salida.

Algunos no consiguieron llegar a la meta, ya que se rindieron a mitad del recorrido. Otros intentaron hacer estrategias para acortar el tiempo a nado, dando la vuelta hacia la zona de llegada antes de tiempo. Unas importantes medidas de seguridad, entre piraguas y zodiacs observaron atentamente el recorrido para prevenir cualquier posible trampa o incidente , que no llegó a producirse.

Recibían trofeos los tres primeros clasificados masculinos y femeninos en las modalidades de nadadores federados y nadadores populares. Alfonso Wucherpfening, jugador del Club waterpolo Málaga, y la nadadora malagueña María Peláez fueron los ganadores absolutos en las categorías masculinas y femeninas, con unos tiempos de 15 minutos y 24 segundos y 15 minutos y 34 segundos, respectivamente. “Es muy complicado ganarle a María, es una rival muy fuerte”, declaró Wucherpfening minutos más tarde de recoger su trofeo de vencedor. En ese sentido, Peláez se mostró “un poco fastidiada porque he perdido tiempo, me he confundido al dar la vuelta a la boya”.

Como viene siendo habitual, Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, se enfundó su traje de baño para darse un chapuzón en esta nueva edición con su número 1 pintado en el brazo. “La prueba ha sido más complicada que otros años porque somos muchos más. Aun así, yo he nadado bien y he llegado hasta el final del recorrido que era lo más importante”. Estas eran las primeras palabras de un alcalde que alcanzó la meta en 30 minutos y 52 segundos. De la Torre estuvo acompañado por el concejal de Deportes, Elías Bendodo, y el edil de Urbanismo, Manuel Díaz.

Pero ayer se pudieron ver más rostros famosos en el Puerto. Era el caso del humorista Manolo Sarriá, conocido como el Linterna que lleva más de una década participando. Sarriá fue uno de los premiados con un tercer puesto en la Categoría E no Federada Masculina.

Nada supone un impedimento para participar. O si no que se lo pregunten a Lázaro Ruiz, que con un brazo fue la única persona que realizó la travesía nadando de espaldas. Al terminar contó que participa en todas las competiciones y “porque no hay más”. Tampoco debe ser una traba los años. Carlos Jiménez, con 73 años, fue el nadador de mayor edad de la travesía y aseguró que lleva nadando toda mi vida: “Es lo que me gusta”. El control de meta se realizó con un sistema de chips informáticos que llevaban todos los participantes en uno de sus tobillos.

Por su parte, la jábega es la embarcación pesquera malagueña por antonomasia, quizás por eso, aficionados y curiosos se acercaron ayer a ver una carrera que, en sus últimas ediciones, se ha convertido en uno de los deportes relacionados con la mar que más seguidores posee.

Trece embarcaciones se dieron ayer cita en la regata de la capital. Nueve barcas pertenecían a la categoría de Absolutos y cuatro de ellas a la de Veteranos. Ganó la jábega María Juliana la del Club Mediterráneo, arrebatando el puesto a una de las favoritas, la jábega de San Andrés de Huelin que ya poseía 59 puntos y se había subido al podio en las tres últimas regatas. En esta ocasión consiguió el tercer puesto de la Liga de Jábegas. “Estamos muy orgullosos de la victoria, les pido al equipo el 100 x 100”, afirmó Javier Ruiz participante en la embarcación María Juliana. El segundo puesto correspondió a la regata de Cordela.

A lo largo de las dos horas que duró la competición se vivió momentos de tensión, como el acercamiento en una de las semifinales entre la jábega de San Andrés y la de La Cala del Moral. El jurado recordó en ese momento que la equivocación de calles al llegar a la meta penalizaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios