La UMA elimina 200 plazas de nuevo ingreso en Derecho

  • La facultad sólo acogerá el próximo curso 325 alumnos de primero, a pesar de que durante los últimos años han ingresado en la titulación medio millar · El recorte se ejecuta para adaptarse a Bolonia

Comentarios 3

La Universidad de Málaga (UMA) eliminará el próximo curso 200 plazas en la Facultad de Derecho para alumnos de nuevo ingreso. Este año académico el centro ha registrado 526 nuevos estudiantes y el año pasado contabilizó 493. De hecho, se trata de una de las titulaciones que más volumen de matrículas aporta al conjunto de la universidad malagueña, junto con Empresariales. Además, es de una de las escasas disciplinas que no se ha visto arrastrada por la caída de la población universitaria. Desde hace un lustro esta facultad mantiene un ligerísimo incremento de alumnos. En la actualidad son 2.509.

La decisión de reducir la oferta a 325 plazas, que suponen un recorte prácticamente del 40% respecto a este curso, la adoptó la junta de centro y el lunes pasado la ratificó el consejo de gobierno de la UMA. El argumento que se ha utilizado para imponer números clausus reside en la necesidad de redimensionar la carrera a los criterios del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), conocido popularmente como plan Bolonia.

La vicedecana de Ordenación Académica de la Facultad de Derecho, Rocío Diéguez, explicó ayer que la limitación de las plazas de nuevo ingreso "responde a la implantación del plan Bolonia que fija en 65 el número máximo de estudiantes por clase", frente a los 110 que en la actualidad se sientan en cada aula.

La reforma universitaria implica un cambio metodológico de envergadura, puesto que el protagonismo de la clase magistral cae en beneficio de un sistema de enseñanza mucho más personalizado, en el que la relación entre el profesor y el alumno pierde el anonimato actual y se hace más estrecha.

En estas circunstancias el Consejo Andaluz de Universidades acordó que la ratio de alumnos por profesor no puede exceder de 65 estudiantes, por lo que la Facultad de Derecho de Málaga, con sus actuales mimbres humanas y físicas, sólo tiene capacidad para poner en marcha cinco grupos de primer curso y, por tanto, dar cabida a 325 jóvenes de nuevo ingreso.

La vicedecana Rocío Diéguez admite que puede existir una aparente contradicción en el esfuerzo que hace la Universidad de Málaga con programas como Destino UMA y su jornada de puertas abiertas para captar nuevos estudiantes universitarios y este tipo de decisiones, pero reitera que "el nuevo grado de Derecho exige un trabajo presencial y no presencial que no tiene nada que ver con lo que se ha hecho hasta ahora en la licenciatura".

"Las necesidades personales y materiales son elevadas. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que se trabaja mucho en equipo, las horas de tutoría son elevadas y hay que hacer un seguimiento personalizado del trabajo que realiza el alumno. Esto es algo que no se puede hacer con grupos muy grandes", matiza Rocío Diéguez.

El nuevo plan de estudios de la carrera de Derecho de la Universidad de Málaga está pendiente de la verificación de su contenido por parte de la Agencia Andaluza de la Evaluación (AGAE). Si la agencia logra darle el visto bueno en tiempo y forma, el grado en Derecho se ofertará el próximo curso. En el supuesto de que no diera tiempo, el centro mantendrá inamovible su oferta de plazas en 325 porque se considera que es la fórmula para adecuar la dimensión de la carrera a su nuevo escenario.

También aplicará un recorte severo de plazas en las titulaciones de Relaciones Laborales y Trabajo Social. En el primer caso, los números clausus implican rebajar a la mitad los nuevos ingresos, puesto que únicamente podrán entrar en esta titulación 100 alumnos el curso próximo, frente a los 200 de que han iniciado esta carrera este año.

Además, en Trabajo Social la reducción aprobada por el consejo de gobierno de la UMA es casi del 24%, puesto que se pasará de los 131 estudiantes de primer curso matriculados este año a 100.

No obstante, en este caso las limitaciones únicamente se aplicarán en el supuesto de que los planes de estudios de ambas carreras logren luz verde en el proceso de verificación que realiza la AGAE.

De no ser así y mantenerse estas titulaciones dentro del actual plan de estudios, la UMA ofrecerá para el curso 2009-2010 un total de 300 plazas, o sea tres veces más, en Relaciones Laborales. También podrán matricularse 125 estudiantes en Trabajo Social, frente al centenar previsto con la reforma.

En conjunto, la Universidad de Málaga tiene previsto incluir en la primera fase del plan Bolonia (curso 2009-2010) 12 titulaciones reformadas, siempre y cuando la Agencia Andaluza de la Evaluación verifique las memorias que les ha presentado la institución. Además de Derecho, Relaciones Laborales y Trabajo Social, la UMA pretende que el próximo curso comiencen también ha impartirse las titulaciones reformadas de Enfermería, Filología Hispánica, Fisioterapia, Historia del Arte, Podología, Terapia Ocupacional, Traducción e Interpretación tanto en inglés como en francés y Turismo. El resto de las disciplinas se incorporarán a Bolonia necesariamente durante el año académico 2010-2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios