La UMA obliga a reciclarse a los docentes sin apoyo estudiantil

  • El plan obligatorio de formación se implantará el próximo curso entre los profesores que logren calificaciones bajas en las encuestas a los alumnos

Comentarios 1

La Universidad de Málaga (UMA) someterá a los profesores que no superen la evaluación que anualmente les realizan los alumnos a un plan personalizado y obligatorio de formación que será tutorizado en primera instancia por el departamento al que pertenecen, bajo la supervisión del Vicerrectorado de Calidad. La rectora, Adelaida de la Calle, precisó ayer que estos programas a medida se implantarán el próximo curso.

La UMA evalúa anualmente a su plantilla docente a través de encuestas que realiza entre la población estudiantil para medir aspectos como la planificación del curso y las competencias docentes, el cumplimiento de las obligaciones académicas o la relación que los profesores establecen con los alumnos. Desde que en el curso 2006/07 se comenzaron a realizar estas encuestas el cuerpo docente universitario ha aprobado siempre por goleada. Hace tres cursos aprobaron el 87,8%, al siguiente fueron ya el 90% para pasar al 95,3% el curso pasado. En esta ocasión, el porcentaje de aprobados es del 93,6%. Es decir, sólo el 6,4% han suspendido. Esto traducido a números absolutos significa que 128 profesores de los 2.000 sometidos al escrutinio del alumnado no han superado la evaluación.

Hasta ahora, aquellos docentes que no lograban el respaldo de los estudiantes recibían unas "recomendaciones" de la institución y en ocasiones se realizaban entrevistas para conocer de primera mano la versión del profesor frente al descontento de sus pupilos. Esta fórmula ha permitido que entre 2006 y 2010 el grupo de profesores suspendidos caiga prácticamente a la mitad. Sin embargo, la fórmula de charla y consejo se ha agotado.

El Espacio Europeo de Educación Superior también impone un nuevo sistema para medir los méritos de los profesores en el curriculum académico. Actualmente la principal variable que se tiene en cuenta en la promoción profesional es la capacidad investigadora, entendida como publicación científica. Sin embargo, los cambios en marcha implican incorporar también la calidad docente. Y ahí es donde las encuestas de satisfacción del alumnado cobran peso y empujan a las universidades a crear sistemas y protocolos dirigidos a mejorar la capacidad de aquellos profesores que se sitúen por debajo de la nota media.

La última encuesta, realizada por el Centro Andaluz de Prospectiva y dirigida por el catedrático de la Universidad de Sevilla Antonio Pascual, revela también que los alumnos más satisfechos con las titulaciones que estudian en la Universidad de Málaga son los de Terapia Ocupacional y Enfermería, seguidos por los de Magisterio en las modalidades de Educación Infantil y Educación Especial. En sintonía con estos resultados los centros más apreciados son Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud y la Facultad de Ciencias de la Educación.

La cuarta y quinta posición la ocupan las licenciaturas en Historia y Filosofía, seguidas, en sexto lugar, por la especialidad de Educación Física de Magisterio y Psicopedagogía. El décimo ha sido para Magisterio en Lengua Extranjera, otra titulación de Ciencias de la Educación que este año ocupa cuatro de las diez mejores posiciones.

Y por primera vez en Andalucía, las ingenierías han alcanzado algunos de los puestos más relevantes. Se trata de la Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones en Sistemas Electrónicos que es la novena carrera mejor valorada y la Escuela de Informática que se aúpa al cuarto lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios