La UMA patenta por primera vez 45 inventos en solo un año

  • El importe de los contratos con empresas que acuden a la Universidad para que les desarrolle I+D+I a medida es de 9,2 millones, un 12% más que en 2010 · El 60% son de tecnologías de la información y la comunicación

La Universidad de Málaga (UMA) firmó el año pasado contratos tecnológicos por valor de 9,2 millones de euros y por primera vez en su historia registró 45 solicitudes de patentes en un año, de ellas 19 de ámbito internacional. En 2010 se contabilizaron 33.

Desde que se creó la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación (OTRI) de la Universidad de Málaga en 1988 se han registrado 274 solicitudes para proteger inventos, en 89 casos con carácter internacional. No obstante, esta línea de actividad universitaria ha crecido sobre todo a partir de 2005, coincidiendo con la inclusión de las patentes entre los méritos que se tienen en cuenta en el currículum profesional de los investigadores.

Para animar esta actividad universitaria la OTRI puso en marcha el año pasado un plan dirigido a animar el registro de patentes que ha consistido tanto en prestar apoyo a los grupos en la redacción y tramitación de las solicitudes como en rastrear el trabajo de los grupos científicos para hallar ideas innovadoras y patentables.

Los sectores de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y la biomedicina, gracias a la colaboración que la UMA mantiene con los hospitales del Servicio Andaluz de Salud son los dos sectores que genera más actividad en este campo. En el último año, según las fuentes universitarias consultadas, han tenido gran empuje las que tienen que ver con el uso del láser en las telecomunicaciones de banda ancha y los descubrimientos relacionados con la regeneración cardiaca.

Además, más de una veintena de las patentes internacionales de la UMA han sido licenciadas para su explotación por empresas privadas. Las dos últimas que están en proceso de negociación son un sistema de frenado para automóvil con predicción de adherencia y control continuo de presión de la frenada y la proteína RGS 14 que el científico Zafaruddin Khan ha demostrado en roedores que es capaz de multiplicar por mil la memoria.

Por otra parte, la evolución que ha experimentado la demanda de tecnología a medida es una noticia de peso porque, al menos por el momento, pone fin al declive que comenzó hace tres años.

Los acuerdos para transferir I+D+I a empresas en la UMA alcanzó su cenit en 2008, cuando firmó 339 contratos por valor de 12,2 millones. A partir de entonces comenzó a caer la actividad. No tanto en el número de contratos que incluso llegaron a crecer en 2009 y 2010, como en el importe. El año pasado, por el contrario, la facturación creció un 12% hasta los 9,2 millones, aunque el número de acuerdos retrocedió un 10% y se situó en 371.

La heterogeneidad caracteriza el perfil de las empresas que acuden a la universidad para requerir soluciones a medida de sus necesidades. Hay muchas pymes innovadoras de ámbito local, la mayoría procedentes del Parque Tecnológico de Andalucía, pero también se encuentran grandes empresas nacionales y algunas internacionales.

El 60% de los contratos que se firman en la UMA para que los equipos de investigación desarrollen soluciones a medida para las empresas involucran a investigadores de las tecnologías de la información y las comunicaciones. La UMA cuenta en este área con 15 grupos de investigación, algunos de ellos como el de Ingeniería del Software (Gisum) con 45 profesores , 42 investigadores contratados, nueve colaboradores externos y 27 becarios.

22

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios