La Universidad distingue la labor investigadora de Margarita Salas

  • Discípula de Severo Ochoa y profesora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la asturiana recibe el título de doctora honoris causa por la UMA

En un tiempo en el que no era fácil seguir el camino de las aulas siendo mujer, Margarita Salas tuvo el apoyo de sus padres y consiguió llegar a ser una de las científicas más eminentes del país. Su labor investigadora en Biología molecular la inició de la mano del mismísimo Severo Ochoa en Nueva York y desde entonces cuenta ya con 48 años de carrera científica. Su labor fue reconocida ayer por la Universidad de Málaga con la concesión del título doctora honoris causa. Salas fue apadrinada por Enrique Viguera.

Minutos antes de que el cortejo hiciese su aparición en el aula magna de la Facultad de Medicina, la protagonista comentó que "esta investidura tiene un significado especial para mí", sobre todo, como resaltó, por su ascendencia malagueña y la vinculación académica y personal que mantiene con la ciudad. "He conseguido traer a mi madre, que nació en Málaga, tiene 97 años y está muy emocionada, ella sigue siendo un gran apoyo en mi vida", dijo Margarita Salas, que agradeció a sus padres "que no nos discriminaran a mi hermana y a mí por ser mujeres, ambas hicimos una carrera", añadió.

La profesora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas recordó ayer como Severo Ochoa "influyó definitivamente en mi carrera, una conferencia suya me fascinó y con él aprendí Biología molecular". Hace 42 años que investiga el mismo virus, "un trabajo fundamentalmente básico del que se han derivado importantes aplicaciones biotecnológicas para la amplificación de DNA", dijo en su discurso de investidura y resaltó que "también nuestros estudios de replicación con el DNA de ø29 son un modelo extrapolable a otros virus de interés sanitario y económico, como el adenovirus humano, el virus de la poliomelitis, el de la encefalomiocarditis, los virus de la hepatitis B y C, y una variedad de virus de plantas".

Margarita Salas afirmó ayer que aún se hacen "pocas patentes en España" y que "hace falta trasladar los conocimientos de la investigación básica a la clínica, aquí tenemos esa asignatura pendiente". Pero no es la única, según estimó la nueva doctora honoris causa por la UMA. En este país "hay buena calidad investigadora pero falta cantidad, los presupuestos aún son pocos y los científicos que están mejor preparados se marchan al extranjero y con este panorama es difícil volver, no hay apoyo económico suficiente", subrayó una mujer que ha dedicado toda su vida a la ciencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios