Universitarios que salvan vidas

  • El Centro de Transfusión Sanguínea lleva su campaña de donaciones a las facultades · Son necesarias entre 200 y 250 aportaciones de sangre diarias

"No me siento una diosa por donar sangre pero es un gesto sencillo que debería tener todo el mundo". El testimonio de Jéssica Ramírez, de 29 años, refleja que las transfusiones de sangre no son sino una lección moral. "Llevo ya 10 ó 12 años donando, prácticamente desde que cumplí los 18. Mi primer contacto fue en el instituto en el que estudiaba. Allí nos explicaron la importancia de hacerlo", recuerda la joven. Desde entonces, aprovecha "cualquier oportunidad", sobre todo en periodos de campañas y fechas señaladas en que las transfusiones resultan más necesarias por la frecuencia de accidentes. "No cuesta ningún trabajo. Perdemos mucho tiempo en otras ocasiones y por 5 minutos puedes salvar a alguien", señala Jéssica.

Como ella, cerca de 200 personas, según las estimaciones del director del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS) con sede en la capital, Isidro Prat, han donado sangre desde que el lunes se iniciara la campaña de concienciación en la Universidad de Málaga. Ayer, la jornada tuvo como escenario a la Facultad de Derecho, hasta donde se desplazaron las unidades móviles del centro de transfusión para advertir a los estudiantes de la importancia de colaborar.

Y es que, en palabras de Prat, se trata de una de las "más importantes campañas" por el número de alumnos a los que se dirige, que son, en su mayoría, "gente joven, solidaria, sana y con ganas de colaborar", lo que ha arrojado cifras tan positivas como las registradas en años anteriores. "Logramos cerca de 2.000 donaciones en las facultades. En esta ocasión vamos a intentar llegar a las 2.500. Los alumnos se entregan de forma abierta y decidida", afirmó el responsable del centro, que el primer día de la campaña contabilizó 90 transfusiones.

La facultad que en 2012 registró más aportaciones de sangre fue la de Ciencias de la Educación, con un total de 322 en 2012. Le siguen Ingeniería en Diseño Industrial y la Escuela Politécnica Superior, con 315. En el caso de Derecho, fueron 264 alumnos los que decidieron colaborar, y 158 en Económicas y Empresariales.

A juicio de Prat, es la de Medicina, con 268 donaciones el año pasado, la más "sensibilizada". "Son futuros médicos preparados que conocen la importancia de aportar sangre", explicó.

Actualmente, para atender a los pacientes son necesarias entre 200 y 250 donaciones de sangre al día. "Si no tuviéramos esas transfusiones, habría que hacer un llamamiento de urgencia. Realizamos una programación anual y confirmamos los donantes mensualmente", matizó el director del centro de transfusiones, quien indicó que, respecto a hace 30 años, las necesidades, "han cambiado radicalmente" porque paralelamente ha aumentado la actividad quirúrgica y trasplantadora. Antes, con 40 donaciones diarias era más que suficiente, pero ahora las nuevas tecnologías empleadas para tratamientos de cáncer "sólo son posibles gracias a que hay suficientes donaciones de sangre".

La actividad quirúrgica que demanda una mayor cantidad de sangre es el trasplante de hígado, aunque en el caso de las hemorragias masivas es preciso contar con un "suministro adecuado". "Cuando no da tiempo a averiguar el grupo sanguíneo y es necesaria una transfusión de extrema urgencia, utilizamos unidades del grupo 0 Rh negativo, universal. Por eso es importante tener donantes especialmente de este último grupo", recalcó Prat.

El CRTS, que abastece a todos los hospitales de Málaga y su provincia, dispone de unas 1.000 unidades en sus instalaciones y otras 1.000 en los centros sanitarios que tienen más actividad de transfusiones, caso de Carlos Haya, el Clínico, los comarcales de Antequera, Vélez-Málaga, Marbella y Ronda, además de clínicas privadas como Xanit.

Las unidades móviles del centro de transfusión sanguínea se desplazarán por los dos campus universitarios hasta el próximo 27 de noviembre. Miguel fue uno de los que tomó conciencia hace dos años sobre la importancia de salvar vidas. "Sabes que alguien va a necesitar tu sangre. La donación es muy fácil y bastante rápida, pero a veces no nos acordamos hasta que conocemos algún caso", subrayó el joven.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios