Urbanismo aplaza a 2017 el cobro íntegro del convenio de Martiricos

  • Espacio y Unicaja, promotoras de un proyecto que incluye 674 viviendas, deben al Ayuntamiento 11,6 millones del acuerdo suscrito en 2006 y que fijaba 23 millones

2017. Hasta ese año el Ayuntamiento de Málaga no percibirá íntegramente los 11,6 millones de euros (el 50% de la cuantía total pactada a mediados de 2006) que le restan por ingresar del convenio de Martiricos, que autoriza a la inmobiliaria Espacio y a Unicaja a edificar 674 viviendas (210 protegidas), así como usos comerciales, terciarios y equipamientos, en los terrenos que albergaron años atrás las antiguas instalaciones de Citesa y el rastro.

La adenda, rubricada ayer por el delegado de Ordenación del Territorio y Vivienda, Diego Maldonado, y representantes de las firmas privadas, permite avanzar en el tortuoso camino en el que se ha convertido el cobro de los millonarios acuerdos alcanzados con las promotoras de este sector, así como de los antiguos suelos de Repsol y La Térmica. Convenios que, sumados, tendrían que haber supuesto una aportación a las arcas municipales de 163 millones de euros, de los que hoy sólo hay ingresados 23 millones.

El retraso en la aprobación del Plan General (que no entró en vigor hasta finales de agosto pasado) y la caída en picado del sector del ladrillo acabaron por hacer que el equipo de gobierno del PP viese con buenos ojos el aplazamiento de estas aportaciones. Y esa es justamente la principal de las variaciones que introduce la reconsideración del convenio de Martiricos.

Según informaron ayer desde el Consistorio, los mencionados 11,6 millones de euros se abonarán en un lapso de cuatro años, siendo noviembre de 2013 el primer ejercicio de abono, con 2,5 millones. A partir de ese momento, negro sobre blanco, las promotoras se comprometen a pagar 2,9 millones en noviembre de 2014; 1,6 millones el mismo mes de 2015; 4,25 millones, en 2016, y 370.000 euros, en 2017.

Los responsables municipales destacaron que de la cuantía globan aún por percibir, 7.150.000 euros se destinarán a infraestructuras ya previstas dibujadas en el Plan General, caso de obras en la Avenida Luis Buñuel y Puente de la Rosaleda; la calle Toledo, la Avenida del Doctor Marañón y la acera este de la Avenida de Martiricos; el Paseo de Martiricos; el Puente de Armiñán y su ampliación, y una nueva plaza en la intersección entre el Paseo de Martiricos y la Avenida del Arroyo de los Ángeles, así como paseos paseos fluviales en las márgenes elevadas del río Guadalmedina entre los puentes de Armiñán y de la Rosaleda. Los 4,46 millones de euros restantes serán destinados a rehabilitación y otros fines urbanísticos.

Respecto al desarrollo del sector, desde Urbanismo indicaron que a lo largo de 2012 se prevé la realización de los trámites necesarios para la aprobación del Plan Especial de Reforma Interior y distintos proyectos. Al tiempo, Maldonado destacó que la idea es dar prioridad a las viviendas protegidas, cuyo inicio podría tener lugar en 2013. Estas viviendas protegidas estarán ubicadas en un edificio de planta baja más ocho, mientras que el residencial libre irá en dos edificios de 30 plantas; los servicios terciarios/empresariales estarán integrados en un bloque de siete alturas y en la planta baja del edificio de VPO.

Para el delegado de Ordenación del Territorio, el Ayuntamiento "no puede ser ajeno a la situación actual por la que atraviesa el sector empresarial y de la construcción" y entendió la necesidad de "ser flexible y facilitar el desarrollo de importantes proyectos para la ciudad". "Estamos satisfechos por haber culminado las negociaciones en este asunto; hemos logrado que se respeten los intereses de la ciudad y hemos atendido los planteamientos que las empresas privadas hacían en una situación económica difícil", expuso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios