Urbanismo ordena conservar Cortijo Jurado tras años de abandono

  • Da a la propiedad del inmueble tres meses para ejecutar los trabajos de adecuación

La estampa de Cortijo Jurado, edificio fácilmente identificable en las proximidades de Campanillas, sigue marcada por la ruina y la dejadez. A pesar de que a finales de 2011 la Gerencia de Urbanismo informó de que se iba a reclamar a sus propietarios que actuasen para adecentar el inmueble, la realidad es que poco o nada se ha hecho. La situación es tal que el organismo municipal ha decidido ahora presionar nuevamente a los dueños de la construcción para que, en el plazo de tres meses, ejecute trabajos "de consolidación y conservación dirigidos al mantenimiento de los elementos protegidos", entre los que cita la reparación de fachadas, el volumen envolvente y elementos ornamentales.

A estas se unen otras actuaciones "necesarias para evitar la intromisión de personas ajenas a la propiedad". Unas labores que, según los datos facilitados por el Consistorio, se estaban realizando a finales del mes pasado.

Todo ello consta en una respuesta escrita remitida por el equipo de Urbanismo al grupo municipal de Izquierda Unida. El documento, firmado por el coordinador general del área, José Cardador, y fechado el 22 de octubre pasado, precisa que antes de exigir el desarrollo de estas tareas el departamento de Arquitectura reclamó un proyecto técnico, ya presentado.

La orden para la ejecución de las obras de rehabilitación fue propuesta por Arquitectura el pasado 29 de agosto, siendo resuelta la misma el 25 de septiembre y trasladada a la propiedad, mediante correo certificado, el 16 de octubre pasado. Plazo a partir del cual empiezan a contar los mencionados tres meses. Los actuales dueños del inmueble admitieron recientemente que estaban a la espera de acometer trabajos de adecuación del inmueble.

La respuesta, en cualquier caso, constata el retraso acumulado por el Ayuntamiento a la hora de materializar esta demanda. Ya en noviembre de 2011, desde Urbanismo se informaba de que se iba a expedir esta orden, si bien no se apuntaba un plazo concreto para que ello tuviese lugar. Este edificio es objeto de polémica desde que en 2005 la empresa Mirador anunciase su intención de construir un hotel de cuatro estrellas y usos comerciales en el mismo. El proyecto incluía un establecimiento hotelero de 200 habitaciones, y que el mismo abriese sus puertas a lo largo de 2007.

La iniciativa empresarial quedó estancada, al punto de que a mediados de 2011 Urbanismo aprobó la caducidad de la licencia de obras otorgada en 2003 a la firma. Según fuentes del organismo municipal, esta determinación sigue hoy vigente, a pesar de que hay interpuesto un recurso judicial por parte de Promociones Pantie, dueña del edificio. Esta situación obligará a la firma a pedir nuevamente licencia para actuar en la parcela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios