Urbanismo estudia soterrar también el tráfico en el Paseo del Parque

  • La opción, que se realizaría a medio plazo después del túnel del Cánovas, depende del trazado del Metro . La obra bajo tierra entre Miramar y el Paseo de los Curas costará unos 50 millones de euros

¿Imaginan parte del Paseo del Parque con el tráfico soterrado? Aunque no a corto plazo, lo cierto es que los responsables de la Gerencia de Urbanismo no descartan esta posibilidad. Fuentes municipales informaron a este periódico que esta actuación podría formar parte de una futura expansión del proyecto de soterramiento de Cánovas del Castillo, que impulsa en estos momentos el equipo de gobierno del PP tras muchos años de análisis. Asimismo, indicaron que esta opción están siendo analizada en el marco del anteproyecto encargado al equipo encabezado por el ingeniero José Alba.

La intervención, según detallaron las fuentes, podría impulsarse en un plazo de varios años y siempre que lo permitiese el trazado del Metro en ese punto, cuyo recorrido atraviesa en su último tramo la Alameda Principal y el Paseo del Parque hasta llegar al Paseo de Reding. Una intervención de este tipo sí garantizaría, en todo caso, multiplicar los espacios libres de tráfico en superficie, ganando zona para uso peatonal.

Esta misma filosofía es la que se mantiene en el diseño del soterrado de Cánovas, cuya definición técnica se conocerá en detalle antes de finales de año. Este es al menos el compromiso de los responsables de la redacción del documento, en la que se apuesta de manera definitiva por llevar bajo tierra la circulación rodada entre el Palacio de Miramar y el extremo este del Paseo de los Curas, mediante la construcción de un doble túnel, de unos trescientos metros de longitud y superpuesto uno al otro, con tres carriles por sentido en cada uno.

Esta solución se adopta después de que se hayan estudiado otras variantes, cuya envergadura era algo menor. No obstante, como apuntaron las fuentes se ha optado por esta variante con el objetivo de incrementar los espacios destinados al uso ciudadano, ya que la ejecución de esta infraestructura permitirá minimizar el efecto del tráfico privado en superficie en un punto en el que en hora punta confluyen más de 2.400 vehículos.

El diseño planteado abre el camino a una conexión más peatonal entre el Paseo del Parque y la playa de La Malagueta, puesto que se limitará el paso de vehículos al enlace entre la Plaza Torrijos y el Paseo de la Farola, así como a los desplazamientos transversales entre las calles del barrio de La Malagueta.

Según informaron fuentes cercanas al proyecto, otra de las alternativas que permitiría la construcción de dos túneles con tres carriles por sentido es la ampliación del número de viales existente en la actualidad en el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso. Esta propuesta ya ha sido analizada por el Ayuntamiento de la ciudad hace varios años, tal y como publicó este periódico el pasado 10 de junio de 2005. La iniciativa provocó el rechazo inmediato de la Dirección General de Costas.

Los datos de los que dispone el Consistorio destacan el efecto positivo que el soterramiento de Cánovas tendrá para el barrio de La Malagueta, puesto que permitirá ganar, al menos 8.000 metros cuadrados para uso peatonal, mediante la eliminación de viales y la ampliación de aceras.

Ambos pasos subterráneos serán construidos mediante la técnica de muros pantalla, que es la misma que se emplea en la línea 2 del Metro (La Malagueta-Martín Carpena). En total, se prevé la ejecución de unos 22.000 metros cuadrados de pantallas de hormigón, que serán cubiertas por una gigantesca losa. El presupuesto global de la actuación rondará los 50 millones de euros.

El propósito del equipo de gobierno es que a lo largo de 2008 pueda iniciarse el encargo del proyecto constructivo y la contratación de las obras de ejecución, procesos para los que el Ayuntamiento ha reservado un millón de euros en los Presupuestos municipales del próximo ejercicio. Con ello se dará respuesta, además, a una iniciativa que sobrevuela la Casona del Parque desde hace más de dos décadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios