Urbanismo investiga un desmonte no autorizado en Gibralfaro

  • La ladera afectada linda con las pistas deportivas del colegio de El Monte donde se estaban haciendo unas obras para cambiar el pavimento de las pistas

Comentarios 3

Una obra realizada en el colegio El Monte de la capital está siendo investigada por la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga por haber excedido supuestamente la licencia concedida y haber afectado a una ladera colindante en la que había un pinar. La voz de alarma la dieron los vecinos de la zona de Gibralfaro, que durante la Semana Santa vieron cómo varias máquinas estaban haciendo bancales en lo que hasta ese momento había sido un monte. De momento no hay conclusiones definitivas del expediente abierto por el Consistorio sobre este tema, pero fuentes municipales sí confirmaron a este periódico que el centro educativo sólo tenía licencia para renovar el pavimento de las pistas deportivas.

La queja de los vecinos fue transmitida por el grupo municipal de Izquierda Unida a las áreas de Medio Ambiente, Parques y Jardines, y Urbanismo hace apenas unos días para tratar de esclarecer los enormes destrozos que al parecer podrían haber causado estas obras debido a que supuestamente "varios ejemplares antiguos de especies como el cupressus y de pinus sylvestris de unos veinte metros de altura, además de otras especies vegetales" habrían sido eliminadas.

Una patrulla del grupo de Medio Ambiente de la Policía Local de Málaga estuvo en el colegio hace unos días para comprobar in situ la denuncia puesta por los vecinos por el desmonte que ha sufrido la ladera que desemboca en las pistas deportivas del colegio. Así lo reconoció la propia directora del colegio El Monte, Elena Carmona, que negó que se haya llevado a cabo el desmonte de esta ladera de forma intencionada y que sucedió antes de las vacaciones de la Semana Santa cuando "el monte se nos vino abajo cuando se estaba haciendo un muro de refuerzo para sustituir al antiguo que había".

Esta obra se estaba realizando, según explicó la directora del centro educativo, al mismo tiempo que se llevaba a cabo la remodelación del suelo del patio "que se había resquebrajado con grietas de más de seis centímetros y era inseguro para los alumnos". Pero insistió en que no se han talado árboles porque "no había ninguno". Es lo que están tratando de investigar los técnicos de Urbanismo que en unos días esperan tener la conclusión de lo ocurrido en el colegio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios