Urbanismo quiere proteger entornos del Centro por su historia y paisaje

  • Impulsa la revisión de cerca de 1.400 edificios del casco antiguo para actualizar el planeamiento de la zona, que data de 1990

Vista aérea del Centro histórico. Vista aérea del Centro histórico.

Vista aérea del Centro histórico. / javier albiñana

La labor de revisión del planeamiento urbanístico que desde 1990 pesa sobre el Centro histórico de Málaga va a obligar al Ayuntamiento de Málaga a realizar un trabajo en profundidad de actualización de cerca de 1.400 edificios levantados en este espacio urbano. La finalidad del encargo, licitado el pasado miércoles, no es otro que disponer de una base de datos que permita renovar al completo el actual catálogo de edificios protegidos. Ya sea para mantener el nivel de servidumbre que pesa sobre los inmuebles ya catalogados o para rebajarlo o incluir en el mismo construcciones que actualmente están fuera del mismo.

En este sentido, de acuerdo con el pliego de condiciones técnicas que rige este servicio, valorado en 85.000 euros sin IVA, la empresa adjudicataria deberá realizar fichas exhaustivas de edificios que ya estén inscritos en el Catálogo de Edificios Protegidos del Pepri Centro; aquellos que no estén catalogados, pero que sean susceptibles de catalogación en atención a sus valores y/o que se detecten durante la ejecución de los trabajos. En este supuesto, se detalla la necesidad de prestar atención a las edificaciones del siglo XVIII cuya tipología no fue catalogada de modo exhaustivo por el vigente Pepri Centro, teniendo en consideración la posible existencia de pinturas murales decorativas en sus fachadas, zaguanes... Al tiempo, se deberán analizar los inmuebles de arquitectura más reciente "cuyos valores como arquitectura moderna estén sobradamente justificados".

A estos se añade el estudio de elementos de interés patrimonial, ya sean fuentes, escudos, espacios públicos, miradores-torreones, chimeneas, "ya sea de carácter material o inmaterial". Asimismo, el trabajo incluirá los espacios libres o elementos de la trama urbana de interés paisajístico, histórico, y/o botánico. "Este apartado se realizará a nivel de delimitación de los espacios (calles, plazas, jardines, entornos de interés) y descripción morfológica junto con documentación fotográfica", expone el documento de referencia, en el que se apostilla que en función de su interés patrimonial, ya sea de carácter material o inmaterial, "se valorará la necesidad de levantamiento específico o únicamente descripción del mismo".

Para llevar a cabo esta ingente labor, Urbanismo divide la intervención en cuatro fases, con un plazo máximo acumulado de 10 meses. Los primeros seis meses, desde la firma del contrato, se reservan para la redacción de los documentos que servirán de base para la elaboración del Catálogo de Edificios, Elementos y Espacios Protegidos del Centro de Málaga, referenciados en las fases 1 y 2. El mismo será sometido al trámite de aprobación inicial e informe de la Consejería de Cultura.

Desde la recepción por parte del adjudicatario de las alegaciones habidas tanto en el plazo de información al público por ciudadanos, organismos y entidades, como del informe sectorial a remitir por la Consejería competente, la empresa tendrá dos meses para corregir o rectificar las fichas elaboradas para su sometimiento al trámite de aprobación provisional. La cuarta y última fase, con otros dos meses, a contar desde la aprobación provisional, incluye la redacción de los documentos que reciban la aprobación definitiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios