De Urquía dice que su imputación por el "caso Hidalgo" es una "vergüenza"

El magistrado Francisco de Urquía, suspendido de forma cautelar como titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella, ha asegurado que el proceso que se sigue contra él por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en relación con el "caso Hidalgo" es una "vergüenza".

En declaraciones a Efe, el juez ha asegurado que dicha causa constituye "una maniobra orquestada por las mafias de la Costa del Sol para desprestigiar el procedimiento a través del cual se atacó a las principales fuentes de blanqueo de las mismas".

La Sala de lo Civil y Penal del TSJA abrió el pasado enero diligencias previas contra De Urquía en relación con el "caso Hidalgo" contra el blanqueo de capitales procedentes de distintas actividades delictivas en la Costa del Sol.

En esta causa se investigan presuntas gestiones realizadas por el juez para favorecer a algunos de los imputados en el "caso Hidalgo", que se destapó con una operación en la que se practicaron veintitrés detenciones, entre ellas la de varios letrados y notarios de Marbella, y en la que se intervinieron 92 millones de euros depositados en 632 cuentas bancarias.

Tras esta imputación, De Urquía fue suspendido por segunda vez de sus funciones por el Consejo General del Poder Judicial, que tomó la misma medida en julio de 2007 después de conocer la investigación abierta por el TSJA contra el juez en relación con el "caso Malaya" contra la corrupción municipal.

El magistrado que instruye este causa acordó el pasado diciembre elevar a procedimiento abreviado este caso, en el que están imputados De Urquía, el ex asesor urbanístico del Ayuntamiento Juan Antonio Roca y Arnaud Fabrice Albouhair por la comisión de supuestos delitos de prevaricación, cohecho y asesoramiento ilícito.

Sobre el proceso relacionado con el "caso Hidalgo", cuyas diligencias previas se siguieron en el Juzgado de Instrucción número 11 de Málaga antes de elevarse al Alto Tribunal andaluz, De Urquía ha afirmado que "desde el principio me parece una indignidad y una vergüenza".

La Fiscalía ha promovido la recusación del presidente del TSJA, Augusto Méndez de Lugo, y del magistrado de este órgano jurisdiccional Jerónimo Garvín por "pérdida de la imparcialidad objetiva" en la causa contra el juez Francisco Javier de Urquía por el "caso Malaya".

En la recusación, a la que ha tenido acceso Efe, el fiscal considera que Méndez de Lugo y Garvín "han podido acceder al contenido de algunas conversaciones telefónicas intervenidas judicialmente" en relación con el segundo proceso contra De Urquía por el "caso Hidalgo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios