Usan fármacos del alzheimer contra la afasia del ictus cerebral

  • La multinacional Pfizer financia un proyecto de investigadores de la Universidad de Málaga para descubrir cómo y en qué parte del cerebro actúan estos fármacos

Comentarios 7

EL neurólogo del Centro de Investigaciones Médico Sanitarias (Cimes) de la Universidad de Málaga Marcelo Berthier ha descubierto que dos medicamentos tradicionalmente utilizados contra el alzheimer combinados con terapias logopédicas intensivas permiten recuperar una importante de la capacidad de comunicación a los pacientes que pierden el habla tras un ictus o infarto cerebral.

La afasia implica la pérdida total o parcial de la comunicación oral, escrita, gestual o de cualquier otro código lingüístico, por culpa de una lesión cerebral. Afecta entre el 20 y 40% de las personas que sufren un ictus cerebral. Se calcula que en España hay entre 200.000 y 300.000 afásicos. Este trastorno, además, va unido a otras secuelas del ictus, como la hemiplejía y la pérdida de parte del campo visual, entre otras, que hacen especialmente dura la vida de estos enfermos. "Se aíslan, afrontan una calidad de vida mala por culpa de la incomunicación y esto les conduce a la depresión", explica Marcel Berthier.

Este neurólogo de origen argentino de la Universidad de Málaga (UMA) empezó a investigar en 2001 cómo el donepezilo, un medicamento específico para el alzheimer, mejoraba la capacidad del habla de los afásicos. Poco después inició otra investigación para determinar si esta mejoría también se produce utilizando memantina, otro fármaco también utilizado en esta enfermedad.

En ambos casos, el tratamiento farmacológico se combina con una técnica novedosa e intensiva de rehabilitación del lenguaje, en la que colabora el doctor Friedemann Pulvesmüller, de la Universidad de Cambridge, y el investigador del Cimes Pablo Lara, que ha medido el tiempo que tarda el cerebro en procesar las palabras .

Este sistema de rehabilitación del lenguaje cosiste fundamentalmente en una terapia grupal en la que tres o cuatro pacientes, dirigidos por un logopeda y un coterapeuta reciben sesiones diarias de tres horas durante diez día. Se estimula al paciente a comunicarse hablando, sin apoyarse en la comunicación gestual, y a realizar tareas, inicialmente simples y después más evolucionadas. Deben dentificar y pronunciar nombres, acciones, colores y números a partir de una serie de láminas que se les muestran.

"Los pacientes, por una parte, pierden el temor a comunicarse, se familiarizan con la técnica y se sueltan a hablar. Ganan confianza y capacidad para comunicarse y manejarse en la vida diaria", indica Berthier, quien enfatiza que los ensayos clínicos han demostrado una "mejoría dramática" de aquellos pacientes que tomaban la memantina a la vez que la rehabilitación, frente a los recibían la terapia logopédica mas un placebo. En este trabajo Berthier y los investigadores del Cimes han demostrado que la memantina, que actúa regulando uno de los principales neurotransmisores excitadores del sistema nervioso, asociado a la rehabilitación restringida del lenguaje ha sido eficaz en mejorar la afasia en pacientes con ictus de varios años de duración.

Berthier aclara que este tratamiento no es eficaz en los casos de afasia total, en los que el enfermo ha perdido la capacidad para hablar y comprender por completo, sino en "los leves y moderados".

Estas investigaciones, que son pioneras en el mundo, se iniciaron después de que Berthier observara que la capacidad de comunicación de los enfermos de alzheimer mejoraba cuando tomaban estos medicamentos. "Entonces empecé a investigar si también podría obtener resultados con las personas afásicas".

El equipo coordinado por Berthier es el primero que abre esta línea de investigación, que ahora se extenderá a dos proyectos nuevos: uno, respaldado con fondos del Ministerio de Educación y Ciencia, para investigar el uso de la terapia restringida del lenguaje y otro, financiado por la compañía farmacéutica estadounidense Pfizer/ Eisai para averiguar cómo y en qué parte del cerebro no dañado por el ictus actúa el donepezilo y dónde la terapia restringida.

Se sabe que el donepezilo opera en el cerebro sobre el neuroransmisor acetilcolina, por lo que Berthier se apoyará en los expertos del área de Neuroimagen Molecular del Cimes José Boán y Laura Fernández para medir con tomografía por emisión de positrones (PET) el consumo de glucosa en el cerebro y determinar las zonas que se actival cuando los pacientes realizan tareas relacionadas con el lenguaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios