Vacaciones pegados a un ordenador

  • Especialistas en adicciones digitales alertan a los padres de que sus hijos deben compatibilizar el uso de las nuevas tecnologías con otras actividades para no estar enganchados todo el día a internet y las redes sociales

Quienes tengan niños en casa saben que en estos días de vacaciones pasan demasiadas horas pegados al ordenador. Sobre todo si los padres tienen que salir a trabajar y se quedan solos. La asociación Adicciones Digitales estima que más de 500.000 niños andaluces de entre 10 y 15 años en estas fechas están todo el día enganchados al ordenador, internet o las redes sociales.

Desde esta organización se plantea una realidad que se vive a diario en la mayoría de los hogares: "Mientras sus padres trabajan, ellos van a pasar buena parte de la jornada solos en casa y lo que harán será engancharse al ordenador desde que se levanten hasta que se acuesten. Muchos ni siquiera van a salir a la calle porque prefieren jugar con las pantallas virtuales antes que con los amigos reales". Es el caso de Javier, de 12 años, y de su hermano Pedro, de 15. Ambos padres trabajan. La madre está en casa por la tarde, pero tampoco consigue despegarlos del ordenador.

Estos especialistas insisten en que hay que compatibilizar la tecnología con otras actividades. "No se trata de que no la utilicen, ni mucho menos, sino de que la usen de forma sensata y que tengan tiempo para todo, principalmente para salir a la calle y que les dé el aire", apunta Juan Manuel Romero, fundador de Adicciones Digitales.

Según esta organización, el 93,8% de los niños andaluces en esa franja de edad es usuario del ordenador. Un porcentaje algo más bajo que el nacional, que es del 95,6%. "Esto implica que muchos de ellos son claros candidatos a la obesidad porque no solo están en casa sentados en una silla o tumbados en el sofá, sino que además consumen bebidas ricas en azúcares y bollería industrial", añaden los especialistas. Los expertos en adicciones coinciden en el mensaje que lanzan desde hace más de una década médicos de diferentes especialidades. Si la obesidad sube entre la población infantil, en el futuro será más difícil evitarla. Y los indicadores van claramente en ascenso. "Un niño obeso suele ser un adulto obeso y candidato a muchas enfermedades", se recuerda desde Adicciones Digitales.

Ya algunos estudios advierten de que por primera vez las nuevas generaciones pueden tener menor esperanza de vida que sus mayores debido al aumento del sobrepeso, la obesidad y las patologías asociadas. Por eso desde esta entidad se insiste en concienciar a los padres y a los abuelos -que con frecuencia se quedan al cuidado de los nietos- que consigan que los niños salgan a la calle y hagan otras actividades para que disfruten de estas fiestas, de las vacaciones y de los amigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios