Variedad para acabar con las dudas

  • l Pura Gula. Calle Sófocles, 58 (951 93 06 30); Av. Molière, 15 (952 23 51 86) y Av. Gregorio Prieto, 19 (951 93 11 47). De 12:30 a 16:30 y de 19:30 a 00:30.

Comentarios 2

Pizzería pura gula

Pura Gula es una franquicia malagueña que se creó hace cuatro años y que fue creciendo y conociéndose en Málaga. En la actualidad son ya tres locales con una imagen diferente y moderna, diseñada especialmente para un público joven, aunque "a los mayores también les gusta". Se trata de un bufet que consta, por una parte de pizzas saladas, y por otra de ensaladas de pasta. Pero seguramente lo más llamativo de este bufet son los postres, pizzas dulces, que se pueden encontrar de chocolate, chocolate negro, chocolate blanco, dulce de leche con lacasitos, entre muchos sabores.

En este bufet los camareros pasan porciones de pizza continuamente por las mesas y al final, cuando el cliente decide que ya no quiere comer más se saca el postre, que son las pizzas dulces. Procuran llevar un orden y que salgan una serie de pizzas que no se hayan probado "que si sale una de atún no salga la siguiente de atún", señaló José Antonio Barba Gallego, gerente de Pura Gula.

Además, "los clientes habituales preguntan por una serie de pizzas que no les han llegado todavía y que las quieren probar antes de irse, como es la de gambas al pil-pil, la musaka, que es griega, de carne con berenjenas, y una pizza que no sacamos habitualmente pero que mucha gente nos la pide, como es la pizza loca, de leche condensada con roquefort y plátano, también nos piden la infierno, que pica bastante", explicó Barba. La variedad de pizzas de Pura Gula es enorme, con más de 50 tipos diferentes que van desde la más tradicional a la más exótica de creación propia, se puede encontrar una pizza colombiana, una portuguesa, la musaka, que es griega y una holandesa.

Pura Gula tiene un top en el que se encuentran las pizzas favoritas. Entre ellas están la seis quesos "aunque a algunos por el tema del roquefort no les gusta", la carbonara, la pura gula y la de jamón y queso, porque "a veces la más simple es la que más gusta". Barba recomienda que no se deje de probar la pizza tabulé, que está hecha con cus-cus, y de la parte de pasta los ñoquis y los raviolis de jamón y queso.

Su nombre lo deja claro, con él la empresa quería informar al cliente que Pura Gula es un bufet donde se va a comer. "Elegimos un nombre que fuera afín a eso, a que se pudiera comer, que tuvieran gula". Además, la idea era hacer una masa fina para que la gente pudiera probar muchos sabores. Por otro lado, Barba señaló que la imagen representa a un comecocos, al mismo tiempo que es una porción de pizza que sale "porque nosotros lo que vamos ofreciendo a las mesas son porciones de pizza".

Sin embargo, en Pura Gula lo más importante es agradar al cliente. Son conscientes de que hay algunos clientes alérgicos, o que no pueden comer, porque no les gusta, tomate frito o queso. Por este motivo, se adaptan y "hacemos pizzas sin tomate o sin queso, porque esto es un bufet y si yo voy a ir constantemente con pizza a la mesa y no va a comer a qué ha venido aquí". Además si un cliente pide una pizza entera se la hacen "no le decimos un no a un cliente, esa es nuestra política". Asimismo, han creado un menú para los niños, de 4,95 que incluye una pizza con forma de cabeza de Mickey, una bebida, una pizza dulce y un regalo, adaptándose a los tiempos de crisis "para que las familias puedan venir fácilmente". Además, el ambiente es muy agradable, se celebran cumpleaños, despedidas de solteros y muchos otros eventos. "Si vienen para cumpleaños le pedimos a la parte de pizzas que hagan una pizza dulce con una velita, apagamos las luces, le ponemos el cumpleaños feliz y lo celebramos".

Barba está convencido de que "ahora, cuando el tiempo de crisis termine, empezarán a abrir muchos más Pura Gula" y ya, en breve, se abrirán nuevos establecimientos en Murcia y en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios