El Vaticano envía a Málaga un obispo de la línea dura de la Iglesia

  • Catalá Ibáñez, conservador y 'rouquiano', llega de Alcalá de Henares y preside la comisión de Pastoral de la Conferencia Episcopal · Provocó polémicas con sus declaraciones sobre la homosexualidad

Comentarios 25

Jesús Esteban Catalá Ibáñez es el nombre del nuevo obispo de la Diócesis de Málaga. Era un secreto a voces desde hace meses, pero el nombramiento oficial llegó ayer a las 12:00, una vez que la Nunciatura Apostólica comunicó a la Conferencia Episcopal que el Papa Benedicto XVI había aceptado la renuncia al gobierno pastoral de Antonio Dorado Soto, quien la presentó en 2006 tras cumplir los 75 años, tal y como determina el Código de Derecho Canónico. Así, el Vaticano envía a Málaga un purpurado de la línea dura de la Iglesia, considerado conservador y de la camarilla de Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española. De hecho, Catalá Ibáñez forma parte de su Comisión Permanente y preside desde 2006 la Comisión de Pastoral de la Iglesia en España.

El nuevo obispo malagueño, de 54 años, nació en la localidad valenciana de Villamarchante, llega de la Diócesis de Alcalá de Henares y destaca por su "preparación", como se encargó de subrayar Dorado Soto ayer en su despedida. También por sus polémicas declaraciones sobre temas sociales, como el la homosexualidad, que define como una "anormalidad psicológica" pues, como dijo en una homilía, "Dios creo al hombre y a la mujer y los hizo como seres sexuados. Dios no creó híbridos".

"Ésta es una desviación sexual aprendida y pueden dejar de serlo. No es una enfermedad en absoluto, no tiene absolutamente ninguna base genética, tiene al cien por cien una metodología de aprendizaje. Si usted lo que hace es ponerme en un ambiente propicio, me está educando a ser homosexual en vez de educarme a ser lo que soy. Querida sociedad edúquenme en lo que soy, soy varón, en mis genes y en mi fisiología, no soy un mixto", explicó Catalá Ibáñez en una entrevista que concedió al Diario de Alcalá y a la que este medio ha tenido acceso.

En la web del Obispado de Alcalá (obispadoalcala.org) pueden consultarse sus homilías más destacadas. La última publicada -26 de septiembre- versa del aborto: "Aunque esté despenalizado, no deja de ser un crimen, porque se mata a un ser humano. Despenalizar el aborto es desproteger al ser humano". Dorado Soto aseguró ayer conocer bien a su sucesor. Ambos forman parte de la camarrilla de Rouco, pues si uno es responsable de la comisión de Pastoral, el otro lo es de Enseñanza y Catequesis. Así, declaró que "va hacer mucho bien en Málaga". En Alcalá, Catalá Ibañez no se dejaba ver demasiado. La prensa local sólo recuerda dos comparecencias públicas en el último año. Lo contrario que ocurre en Málaga donde, sólo merced a los cofrades, el obispo está en el candelero continuamente. En este sentido, Dorado confía en que su sucesor sabrá entender la singular forma de vivir la religiosidad en Andalucía. "Allí no existe la intensidad cofrade de aquí pero es un hombre respetuoso y seguro que apoyará a las cofradías", arguyó Dorado, quien explicó que el nuevo purpurado será crítico o felicitará a los cofrades cuando proceda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios