Vecinos del centro cortan el tráfico para protestar contra la prostitución

  • Los afectados critican la escasa presencia policial en el entorno de la Alameda de Colón y exigen al Ayuntamiento que instale cámaras de videovigilancia a la zona

Los vecinos del entorno de la Alameda de Colón no creen que la reciente campaña puesta en marcha por el Ayuntamiento de Málaga para acabar con la prostitución callejera en la zona sea suficiente y exigen que se instalen cámaras de videovigilancia para disuadir a los clientes y reducir la delincuencia. Como medida de protesta, una treintena de afectados se concentraron ayer para cortar el tráfico de la Alameda Principal varias veces, lo que provocó retenciones puntuales.

Con carteles reivindicativos, los afectados por la prostitución callejera del centro quisieron mostrar su rechazo ante la lentitud de las administraciones para acabar con este problema. Ruido, inseguridad y prostitución es el panorama que los vecinos de la zona llevan sufriendo cada noche desde hace más de 15 años y ya no aguantan más. La promesa del Consistorio de la ciudad de aumentar la presencia policial en la Alameda de Colón y calle Córdoba no se ha cumplido, según aseguró ayer el presidente de la asociación vecinal Centro Sur, Pedro Pérez, y "la prostitución se sigue ejerciendo con total libertad".

Los vecinos están convencidos de que la campaña informativa que ha empezado esta semana el Ayuntamiento de la capital con la pegada de carteles, con la leyenda No contribuyas a la degradación del barrio, no seas cómplice, no sirve de nada y no se aplican otras medidas de control más contundentes.

Según el representante vecinal, en los próximos días solicitarán al área de Vía Pública que estudie la posibilidad de ampliar la zona de influencia del plan de videovigilancia del centro histórico, como ya se ha hecho en otras ciudades como Madrid, y "el cliente y el delincuente sepan que pueden ser grabados".

La situación que sufren estos vecinos se está volviendo insostenible y aseguran que sólo quieren "vivir tranquilos como cualquier ciudadano normal". "Nos están privando de nuestro derecho al descanso y eso nos está afectando en todos los ámbitos de nuestra vida", señaló Pérez.

El Ayuntamiento está preparando una ordenanza municipal que acarreará sanciones económicas para los clientes y protección para las prostitutas. Además, se prevé endurecer los requisitos exigidos a los clubes de alterne que soliciten una licencia de apertura.

Pero mientras la nueva norma entra en vigor, algo que el área de Bienestar Social del ayuntamiento no prevé que suceda hasta finales de este año, los vecinos advierten que continuaran manifestando su malestar concienciando a las administraciones de la necesidad de poner fin a esta situación.

Hace dos años los vecinos de la Alameda de Colón se concentraron para protestar por este mismo motivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios