Vidas que dan ejemplo de los valores de la tierra andaluza

  • La Junta de Andalucía entregó ayer sus galardones provinciales del 28-F a Danza Invisible, la torera Mari Paz Vega, la empresa Airzone, la montañera Ana Gómez, Pangea y la Unidad de Neurociencias del Carlos Haya

Comentarios 1

Dentro del trasiego diario de los miles de malagueños quizás haya poco tiempo para tener conciencia de la idiosincracia andaluza que une a un vasto pueblo. Pero todos los años desde hace ahora tres décadas, en torno al 28 de febrero, se suceden los actos que ensalzan los valores de una tierra que ha sabido superar sus clichés, como expresó ayer el consejero de Turismo, Luciano Alonso. Y estos valores se hacen de carne y hueso en trayectorias de personas como las que ayer recibieron los galardones provinciales del Día de Andalucía.

El aula magna de la Facultad de Telecomunicaciones e Informática de la UMA fue el escenario escogido para reconocer la labor del grupo Danza Invisible, de la torera Mari Paz Vega, la Unidad de Gestión Clínica Neurociencias del Hospital Carlos Haya, la montañera Ana Gómez, la empresa Airzone y la asociación solidaria Pangea. Todos ellos "ejemplos de superación, trabajo duro, innovación, esfuerzo y solidaridad", dijo la delegada del Gobierno Andaluz en Málaga, María Gámez.

Con casi tres décadas de experiencia, Danza Invisible, la banda que "comenzó en los salvajes 80", como dijo ayer el delegado de Cultura, "sigue aquí con una larga experiencia a sus espaldas, con 18 álbumes, siete discos de oro y dos de platino y canciones que ocupan un lugar destacado en la historia de la música", apuntó Manuel Jesús García. Salieron los cuatro componentes del grupo a recibir el galardón y agradecieron un premio por realizar "la profesión más chula del mundo", como soñaba Javier Ojeda en su adolescencia, y llevar "28 años pasándonoslo en grande".

También son ya décadas de profesión las que lleva a sus espaldas la torera Mari Paz Vega que "con gran tesón ha defendido su lugar en el mundo de la fiesta que aún hoy parece negar su sitio a la mujer", subrayó Enrique Benítez, delegado de Economía y Hacienda. Y nadar a contracorriente en un mundo eminentemente masculino es lo que ha llenado de orgullo a esta matadora -la única en activo de España- que aseguró ayer que "premios como éste refuerzan las ilusiones".

La investigación callada pero incansable es la clave de la Unidad de Gestión Clínica Neurociencias del Hospital Carlos Haya y ayer Óscar Fernández, director de la unidad, representó la labor de 130 personas que "gestionamos la complejidad del sistema nervioso y el cerebro". "Investigamos para intentar mejorar la salud de nuestros pacientes", señaló Fernández que también quiso celebrar la "importante materia gris" que ha encontrado en Málaga.

Una esteponera, trabajadora social en Vélez-Málaga y montañera apasionada, Ana Gómez Valadez, recibió el reconocimiento como deportista de alto nivel en una modalidad "muy especial y no apoyada en absoluto", como ella misma reconocía. Con la esperanza de que el galardón sirva para poner el acento en este deporte, quiso dedicar su premio a todos los montañeros desaparecidos, "personas que fueron tan maravillosas que las montañas decidieron quedárselas para ellas", concluyó emocionada y arrancó uno de los aplausos más sinceros.

La propuesta innovadora de un joven ingeniero malagueño en 1996 se ha convertido en una firma puntera en Málaga, de proyección internacional y tras la que se hallan 150 trabajadores. Airzone nació para explotar un novedoso sistema de climatización inteligente y hoy es una compañía tecnológica de amplio espectro ubicada en el Parque Tecnológico de Andalucía. Su creador, Antonio Mediato, quiso reconocer la labor de su equipo y destacó que "Málaga es un lugar ideal para invertir en innovación".

Con la solidaridad de Pangea se cerró el acto de entrega de galardones. Esta asociación creada en 1994 por Braulio Muriel y que siempre ha estado al lado de los más desfavorecidos, presta un importante servicio asistencial a la comunidad malagueña a través de sus centros sociales en Cruz Verde y el Cónsul. Pero tampoco se han olvidado de los que están lejos con proyectos en Ruanda, Kosovo, Irak, El Salvador, el sudeste asiático y otras zonas en grave riesgo. Genoveva Huertas quiso agradecer la labor del voluntariado y animó a seguir colaborando.

Tras el discurso del consejero de Turismo que puso de manifiesto los logros conseguidos en estos treinta años de autonomía, la Coral Santa María de la Victoria selló la celebración con el himno de Andalucía. El auditorio completo en pie para escuchar la letra que reconoce a los "hombres de luz que a los hombres almas de hombres les dimos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios